Caminos al Ser, un portal hacia la realización del Ser y la Paz Mundial
Frase del día:
"Un árbol enorme crece de un tierno retoño. Un camino de mil pasos comienza en un solo paso" Lao Tse
Las tres transformaciones del espíritu

  Camello

Tres transformaciones del espíritu os menciono: cómo el espíritu se convierte en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño. Hay muchas cosas pesadas para el espíritu, para el espíritu fuerte, paciente, en el que habita la veneración: su fortaleza demanda cosas pesadas, e incluso las más pesadas de todas.
  "¿Qué es pesado?" pregunta el espíritu paciente, y se arrodilla, igual que el camello, y quiere que se le cargue bien.
  "¿Qué es lo más pesado, oh héroes?", pregunta el espíritu paciente, "para que yo cargue con ello y mi naturaleza se regocije".
  "¿Acaso no es humillarse para hacer daño a la propia soberbia? ¿Hacer brillar la propia tontería para burlarse de la propia sabiduría?
  ¿O acaso es apartarnos de nuestra causa cuando ella celebra su victoria? ¿Subir a altas montañas para tentar al tentador?
  ¿O acaso es alimentarse de las bellotas y la hierba del conocimiento y sufrir hambre en el alma por amor a la verdad?
  ¿O acaso es estar enfermo y enviar a paseo a los consoladores, y hacer amistad con sordos, que nunca oyen lo que tú quieres?
  ¿O es sumergirse en agua sucia cuando ella es el agua de la verdad, y no apartar de uno mismo las frías ranas y los calientes sapos?
  ¿O es amar a quienes nos desprecian y tender la mano al fantasma cuando quiere causarnos miedo?.
  Con todas estas cosas, las más pesadas de todas, carga el espíritu paciente: semejante al camello que corre al desierto con su carga, así corre él a su desierto.
  Pero en lo más solitario del desierto, tiene lugar la segunda transformación: en león se transforma aquí el espíritu; quiere conquistar su libertad como se conquista una presa, y ser señor en su propio desierto.

Leon

  Aquí busca a su último señor: quiere convertirse en enemigo de él y de su último dios, con el gran dragón quiere pelear para conseguir la victoria.
  ¿Quién es el gran dragón, al que el espíritu no quiere seguir llamando señor ni dios?  "Tú debes" se llama el gran dragón. Pero el espíritu del león dice: "yo quiero".
  "Tú debes" le cierra el paso, brilla como el oro, es un animal escamoso y en cada una de sus escamas brilla áureamente el ¡"Tú debes"! Valores milenarios brillan en esas escamas, y el más poderoso de todos los dragones habla así: "Todos los valores de las cosas brillan en mí". "Todos los valores han sido ya creados, y yo soy todos los valores creados. ¡En verdad, no debe seguir habiendo ningún: "Yo quiero". Así habla el dragón.
  Hermanos míos, ¿para qué se precisa que exista el león en el espíritu? ¿Por qué no basta la bestia de carga, que renuncia a todo y es respetuosa?
  El león no es capaz de crear nuevos valores: pero crearse libertad para un nuevo crear, eso sí es capaz de hacerlo el poder del león.
  Crearse libertad y un "NO" como respuesta incluso frente al deber: para ello, hermanos míos, hace falta el león.
  Tomarse el derecho de crear nuevos valores es el deber más horrible para un espíritu paciente y respetuoso. En verdad, eso es para él robar, y cosa propia de un animal de rapiña.
  En otro tiempo el espíritu amó el "tú debes" como su cosa más santa: ahora tiene que encontrar ilusión y capricho incluso en lo más santo, de modo que robe el quedar libre de su amor: para ese robo se precisa el león.
El niño está caminando solos en el desierto photo   Pero decidme, hermanos míos, ¿qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacerlo? ¿Por qué el león rapaz tiene que convertirse todavía en niño?... Inocencia es el niño, y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir "Sí".
  Sí, hermanos míos, para el juego del crear se precisa un santo decir "Sí": el espíritu quiere ahora su voluntad, el retirado del mundo conquista ahora su mundo.
  Tres transformaciones del espíritu os he mencionado: cómo el espíritu se convirtió en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño.
  Así habló Zaratustra.

(fuente: de "Así habló Zaratustra" de Friedrich Nietzsche, filósofo alemán -1844-1900-)

Reedición: Equipo de www.caminosalser.com



 
Comentarios: (nota: se muestran primero los comentarios más recientes)
Quieres ingresar un comentario acerca del artículo?
¿Ya tienes una cuenta en Caminos al Ser? Iniciar sesión.

| Volver a la sección principal de Cuentos, Escritos, Leyendas y Relatos |
| Volver a la home principal |


Sebastián Alberoni
Meditación, Retiros Espirituales, Meditación de la Conciencia Pura, Ho'Oponopono, Camino Espiritual Integrado, Meditación So Ham...  ver más

Nancy Erica Ortiz
Índigo y Cristal, Los Niños de Hoy, Pedagogía Waldorf, Desarrollo Espiritual Conciente, Bioeducación...  ver más

Cursos a Distancia y Otros Servicios a Distancia
Talleres, Viajes y Eventos

Retiro Espiritual de Caminos al Ser en Capilla del Monte, Córdoba, Argentina
Curso a Distancia 'Camino Espiritual Integrado'
Curso a Distancia 'Los Niños de Hoy' - Enfoque Integral hacia los Niños de Hoy
Suscríbete a nuestra Newsletter:
Tamara Spivak - La Reconexión® - Sanación Reconectiva - Dr. Eric Pearl - Bienestar más allá de lo que hayas Leido, Pensado, Soñado
Últimos comentarios en todos los artículos
Alejandro Torres hizo un comentario en "Tiempos de cambio para la humanidad" ver
Luz Graciela Toledo Espino hizo un comentario en "El Yo Separado, por Eckhart Tolle" ver
María Laura Quintana hizo un comentario en "Espiritualidad en tiempos de crisis y frustración" ver
Arandu Dhuval hizo un comentario en "Siento que no pertenezco a este mundo" ver
Maria Luisa Carrera hizo un comentario en "La sabiduría del silencio interno " ver