Caminos al Ser, un portal hacia la realización del Ser y la Paz Mundial
 
Frase del día
"Si comprendes, las cosas son como son.
Si no comprendes, las cosas son como son."
Proverbio Zen
¿Realmente sabemos escuchar?

Introducción por Liliana Sixtos:
Un tiempo atrás me encontré con dos parejas a las que aprecio mucho y que tienen una gran cantidad de virtudes. Durante la conversación la mujer de la primer pareja, interrumpía a la otra constantemente tratando de aportar su punto de vista a la conversación. De igual forma cuando los esposos querían hacer un comentario para participar del diálogo, fueron igualmente interrumpidos una y otra vez.

Esto me hizo reflexionar sobre la importancia de saber escuchar y me dí a la tarea de buscar qué dicen los expertos acerca de este tema. Encontré este valioso artículo de Juan Bestard y realmente sé que será valioso para ustedes. Lean con atención.

¿Realmente sabemos escuchar?

¿Realmente sabemos escuchar? por Juan Bestard

Hoy día nuestra sociedad tiene un gran defecto: no saber escuchar. Algunos sociólogos la han llamado, la «incontinencia verbal». Esta es una extraña enfermedad que consiste en no escuchar y sólo hablar, hablar por vicio, sin atender el rumbo de la conversación e interrumpiendo la palabra del otro. Es un vicio psicológico que pone muy nervioso al interlocutor.

El diálogo exige una actitud silenciosa de escucha atenta. El escritor francés Joseph Joubert afirma: «Si queréis hablar a alguien, empezad por abrir los oídos». Solo una actitud de escucha atenta hace fecunda la palabra que podemos brindar a nuestro interlocutor. Es difícil poder decir algo válido al que dialoga con nosotros si antes no abrimos de par en par nuestros oídos para escucharle.

Saber escuchar, hoy, es más importante que saber hablar. Exige dominio de uno mismo. Es un arte y un gesto de sabiduría. Escuchar es una actitud difícil porque implica atención al interlocutor, esfuerzo por captar su mensaje y comprensión del mismo.

Las personas que solo hablan sin escuchar dificultan el diálogo y se quedan en un monólogo egoísta y fastidioso que no conduce a nada.

Aprende a escuchar. Escucha más y habla solo lo necesario. Cuando escuchamos atentamente, aprendemos.

Si no escuchas y solamente hablas, te conviertes egoístamente en el único centro de la conversación, mutilas el diálogo, no respetas a tu interlocutor y le impones un sacrificio inmerecido.

El filósofo griego Zenón de Citium, que sentó los principios básicos del estoicismo según los cuales la mejor vida es la que se halla acorde con la naturaleza y con el culto de la virtud por la virtud misma, solía decir a sus discípulos: «Recordad que la naturaleza nos ha dado dos oídos y una sola boca, para enseñarnos que vale más escuchar que hablar».

En la vida diaria no solemos seguir la sabia enseñanza de Zenón. Más bien actuamos en sentido contrario: hablamos mucho y escuchamos poco. Hoy, en la sociedad de la prisa, de la hiperactividad y del estrés, existe un gran déficit de escucha atenta y serena. La gente habla y habla, incesantemente. Falla la capacidad de escucha, la capacidad de atender al otro.

La escucha es una actitud psicológica difícil porque exige olvido de uno mismo y apertura atenta y gratuita hacia el otro. Escuchar significa dirigir mi atención hacia el prójimo y entrar en su ámbito de interés y en su marco de referencia. La escucha, diligentemente practicada, supone una acumulación progresiva de sabiduría y de enriquecimiento psicológico. Escuchar quiere decir recibir del otro, después de haberle dado lo mejor de uno mismo: la atención afectuosa.

La sabia escucha implica humildad, paciencia y deseo de aprender. Quien piensa poseerlo todo, saberlo todo, no escucha al otro y solo habla porque cree que los demás son incapaces de aportarle nada. La persona engreída, orgullosa, no escucha o escucha con desdén o con aires de superioridad. Y, en definitiva, lo que hace es empobrecerse porque solo «aporta» (habla) y nunca recibe (escucha), quedándose finalmente vacía de tanto hablar.

La escucha es un arte muy difícil. Dice Anthony de Mello: «La escucha es la cosa más difícil de hacer. Para escuchar de verdad, las dos partes en el diálogo han de estar abiertas, sin prejuicios, en entera disposición de comprender».

La escucha es una habilidad psicológica que exige apertura, transparencia y ganas de comprender. Sin estas tres actitudes el diálogo queda truncado. Donde hay cerrazón, prejuicios y orgullo no busquéis diálogo.

Saber escuchar es también un acto de humildad porque en él das preferencia al otro y tú quedas en un modesto segundo plano. Es, finalmente, la mejor manera de asegurar la eficacia de tu palabra; ésta será siempre bien recibida si va acompañada de una paciente escucha.

En el diálogo es tan importante el silencio como la palabra; mejor diría: es más importante el silencio que la palabra, porque nos dispone a escuchar con atención vigilante la palabra del otro y a decir la nuestra con acierto, después de haberla reflexionado. Sin silencio, sin oídos bien abiertos, la palabra del otro no es debidamente atendida y la nuestra suena a vacío.

Es cierto que a veces hay personas que no hablan porque no saben qué decir o porque resulta más cómodo no decir nada. El silencio no es simplemente callar. Es saber añadir a ese callar un plus de atención y de receptividad. El silencio respetuoso y acogedor implica saber adentrarse en el interior del otro y comprender su problema. Es una actitud terapéutica que siempre resulta muy útil tanto para el que la ejercita como para el que recibe su beneficiosa influencia.

El déficit de silencio-escucha en la sociedad actual es enorme, porque da la impresión de que cada uno va a lo suyo, sin importarle lo más mínimo la necesidad de receptividad que pueda tener el prójimo. El auténtico diálogo es una síntesis de apertura, transparencia y disponibilidad para comprender.

El diálogo da sus frutos cuando somos capaces de abrirnos sinceramente al otro, cuando le sabemos acoger sin prejuicios, cuando nos esforzamos por comprenderle y aprender de él.

La escucha, entendida como receptividad sincera y cordial, es la base del diálogo, y el diálogo enriquece enormemente a las personas que lo practican.

Autor: Juan Bestard
Fuentes:
http://reacondicionamientomentalparaelexito.com/2011/09/14/%C2%BFrealmente-sabemos-escuchar/
http://mjd.dominicos.org/spip/IMG/pdf/saber_escuchar.pdf

Reedición: www.caminosalser.com

Contenido relacionado:
El arte de escuchar, por Heinz Zimmermann
http://www.caminosalser.com/i1231-el-arte-de-escuchar-por-heinz-zimmermann/



Comentarios: (nota: se muestran primero los comentarios más recientes)
  1. Alma Tafoya   09-09-2015 23:55hs - país: Mexico
    Excelente artículo y muy buenos los comentarios.... Estoy de acuerdo con María Inés en que es un don. Pero añadiría que este se puede adquirir y desarrollar con la voluntad de mejorar nuestra comunicación.
    El saber escuchar es hacerle sentir a la otra persona que estas disponible para ella. De lo contrario es como cuando se tiene un dolor de muelas e ignoras todo lo que escuchas pues solo piensas en tu dolor y tal vez en el dentista. "Simplemente no estas disponible para la otra persona ni te interesa lo que te dice".

  2. Maria Ines Quintero   20-03-2012 21:32hs - país: Chile
    SANTIAGO -Chile 20 de marzo 2012

    El saber escuchar es un DON muy apreciado
    Es como usar los talentos que Dios nos entrego
    El que escucha a un hermano sus problemas lo hace sentir ,aliviado importante y agradecido y eso debemos cultivarlo,
    Hoy por ti mañana por mi , y lo vamos a valorizar, asi es nuestro mundo
  3. Mirian Isabel   20-03-2012 15:47hs - país: Argentina
    Buenas tardes
    Escuhar no solo implica la lógica sino tambien abrir el corazón.
    La persona que discute no solo no escuha sino que no se escuha e impone.
    Cuando se habla mucho se puede caer en problemas porque las personas estamos acostumbrados a meternos en la vida de los demás y no meternos en la vida nuestra. Vivimos con prejuicios propios o hacia lo ajeno.
    Cuando se aprende este arte, la persona sabe como no hacerlo parte de su vida o mejor dicho no cargarselo sobre su espalda. Y ser solamente un bastón.
    Gracias, Saludos
  4. Sebastián Alberoni   15-03-2012 20:37hs - país: Argentina
    Hola Juan ! nos alegra mucho ver tu comentario.
    Muchas gracias por el muy valioso aporte. Sumamente enriquecedor y complementario a este artículo.
    un saludo fraterno!
    Sebastián en nombre del Equipo de http://www.caminosalser.com
  5. Juan Vernet   14-03-2012 16:37hs - país: Argentina
    Hola Sebastián! Tanto tiempo...quería hacer un comentario de la escucha. Para la CNV (comunicación no violenta), hay conductas que impiden conectarnos de manera empática con el otro, en la escucha: Aconsejar ("creo que deberías"), competir ("eso no es nada, te cuento lo que me pasó a mi"), educar ("lo que te paso es positivo si..."), consolar ("no es tu culpa, hiciste lo mejor"), contar una historia parecida ("esto me recuerda..."), minimizar ("dale, no es para tanto!), compadecer ("Oh, pobre"), interrogar (¿Cuando empezó esto?), explicar ("yo habría venido, pero..."), corregir ("no, esto no fué así"). Cuando creemos que tenemos que arreglar las cosas o mejorarlas para que los demás se sientan mejor, dejamos de estar presentes. Y el elemento clave para que haya empatía, es la presencia. Saludos.
Te invitamos a ingresar tu comentario, desde la Esencia y el Respeto Mutuo:
Mensaje Especial:
Name:
Tu nombre:
Email:
Tu Email:
Confirma tu Email:
Tu País:
Comentarios:
Tu comentario:

(5000 caracteres disponibles)
- las direcciones web serán automáticamente convertidas en links
- puedes embeber videos de youtube, vimeo, etc.
- no está permitido ingresar publicidad ni comentarios ofensivos
 

| Volver a Home |


Natacha Echeveste
Reiki, Registros Akáshicos, Cuencos de Cristal, Cuencos Tibetanos, Fotografía Kirlian, Fitoterapia, Gemoterapia - Cristales, Meditación, Yoga...  ver más

Lic. Alejandro Grunstein (Psicólogo U.B.A.)
Ensueño Dirigido, Trabajo de Pareja Interior, Constelaciones Individuales, Constelaciones Familiares, Psicología Clínica, Psicología Sistémica, Psicología Transpersonal, Psicología Gestáltica, Psicoterapia Sistémica, Psicoterapia Clínica, Psicoterapia Transpersonal, Psicoterapia Gestáltica, Autoasistencia Psicológica (Dr. N. Levy), Terapia Primal, Supervisión a Coaches y Counselors, Supervisión del Rol del Terapeuta, Supervisión a Lic. en Psicología, Terapia Transgeneracional...  ver más

Adela Valverde
Counseling, ReInicio...  ver más

Silvia Belliard
Meditación, Terapias Florales, Reiki Usui, Símbolos de Luz, Aromaterapia, Radiestesia...  ver más

Tamara Spivak Gelis - La Reconexion
La Reconexión®, Sanación Reconectiva®, Counseling...  ver más

Lelia Bassarsky y Gabriel Fauci
Biodanza, Reiki Usui, Masajes, Masaje a 4 Manos...  ver más

Nancy Erica Ortiz
Índigo y Cristal, Los Niños de Hoy, Movimiento Corporal, Pedagogía Waldorf, Desarrollo Espiritual Conciente, Jóvenes de Hoy...  ver más

Sebastián Alberoni
Meditación, Meditación de la Conciencia Pura, Ho'Oponopono, Camino Espiritual Integrado...  ver más

Clara Ramos
Registros Akáshicos, Canalización, Reiki Usui, Tarot Evolutivo, Diksha, Formación de Lectores de Tarot Evolutivo, Formación de Lectores Registros Akáshicos, Reiki Arcangélico...  ver más

Estación de Luz
Meditación...  ver más

Más anunciantes:
Directorio de Profesionales y Facilitadores
Cursos a Distancia y Otros Servicios a Distancia
Talleres, Viajes y Eventos