Caminos al Ser, un portal hacia la realización del Ser y la Paz Mundial
Frase del día:
"Eres el río, deja de aferrarte a las piedras y sigue." Sebas Chimu
Las mujeres y el silencio

El silencio puede ser un recordatorio de lo más sagrado en nosotras
El silencio puede ser un recordatorio de lo más sagrado en nosotras

Si permanecemos en contacto con nosotras mismas nos vamos dando cuenta de cuáles son las cosas que necesitamos para estar bien. Qué, del amplio abanico de posibilidades que tenemos a cada paso, nos resulta sanador, terapéutico. Permanecer en esa escucha es una necesidad vital, porque es el punto de partida para disolver cualquier confusión.

A veces cuesta, sumergidas como estamos en las vorágines cotidianas, encontrarnos con el silencio y la pausa que facilitan esa escucha.

El silencio, ¡qué gran aliado! Todas las mujeres tendríamos que poder procurarnos un espacio-tiempo para el silencio. Un poquito de silencio, un retiro ínfimo, unos segundos de quietud que nos permitan escuchar más allá de los sonidos rutinarios, habituales. O escuchar precisamente esos sonidos rutinarios y habituales y resignificarlos.

Lo maravilloso es que el silencio está al alcance de nuestra mano, es un recurso renovable y económico, que solo requiere de nuestra intención para volverse real y tangible.

Me imagino diciéndoles a nuestros pequeños hijos, o a nuestros hijos adolescentes: Mami sale un ratito a escuchar el silencio y ya vuelve. Instalar para ellos, desde nuestra propia práctica, el silencio como necesidad vital… Imaginemos qué dimensiones se abrirían también en la crianza si el silencio se transformara en un recurso compartido, en una propuesta que pudiera surgir también de los niños y niñas, que ellos pudieran darse cuenta de cuándo lo están necesitando y pedirlo, procurárselo con nuestra compañía.

El silencio es posible aun en la ciudad, en el trabajo, en el colectivo, en la calle o en casa. Podemos dedicarnos a acecharlo, a cazar silencios estemos en el contexto en el que estemos. Cuanto más difícil, más placentero puede resultarnos cuando lo conseguimos. Y, al hallarlo, veremos que el silencio siempre está habitado: un reloj, el zumbido de un aparato eléctrico, ruidos lejanos que se entrecruzan. Y que nos habla.

A veces, sin embargo, es necesario retirarnos de verdad. Hacernos el regalo de un paréntesis. Salir a buscar, lejos de casa, eso que anhelamos y que luego, seguramente, traeremos con nosotras al volver como un recordatorio. Porque el silencio puede ser un recordatorio de lo más sagrado de nosotras, de lo salvaje. De nuestra potencialidad, de lo simple, de lo sensible, de lo que nos une a la naturaleza. De eso que está tan pero tan cerca que a veces se nos escapa.

Autora: Gabriela Alberoni - Mujeres a la montaña

Etiquetas: Silencio Naturaleza Retiros espirituales Familia Mujeres Gabriela Alberoni


 
Comentarios: (nota: se muestran primero los comentarios más recientes)
Quieres ingresar un comentario acerca del artículo?
¿Ya tienes una cuenta en Caminos al Ser? Iniciar sesión.

| Volver a Home |


Nancy Erica Ortiz
Índigo y Cristal, Los Niños de Hoy, Pedagogía Waldorf, Desarrollo Espiritual Conciente, Bioeducación...  ver más

Sebastián Alberoni
Meditación, Retiros Espirituales, Meditación de la Conciencia Pura, Ho'Oponopono, Camino Espiritual Integrado, Meditación So Ham...  ver más

Cursos a Distancia y Otros Servicios a Distancia
Talleres, Viajes y Eventos

Retiro Espiritual de Caminos al Ser en Capilla del Monte, Córdoba, Argentina 2
Suscríbete a nuestra Newsletter:
Curso a Distancia 'Los Niños de Hoy' - Enfoque Integral hacia los Niños de Hoy
Curso a Distancia 'Camino Espiritual Integrado'
Últimos comentarios en todos los artículos
María Isabel Fariña hizo un comentario en "El Genio de Dios" ver
Rafael Castagné hizo un comentario en "El Kybalion: Los 7 Secretos" ver
Alejandro Torres hizo un comentario en "LIBRO: "PRACTICANDO EL PODER DEL AHORA". CAPÍTULO SEIS: DISOLVER EL CUERPO-DOLOR" ver
Adrian P Gonzalez Gilabert hizo un comentario en "El hombre en busca de la completud" ver
Alejandro Torres hizo un comentario en "GUERREROS DEL CORAZÓN: LA MANERA DE LOS PACIFICADORES CRISTAL, por Celia Fenn" ver