Facebook de Caminos al Ser Instagram de Caminos al Ser Twitter de Caminos al Ser iniciar sesión » registrarse »
Frase del día:
"Arrepentirse no quiere decir llorar por los pecados, arrepentirse significa mirar todo de una manera nueva, cambiar de ideas, transformar el corazón." Anthony de Mello
Recordando la importancia de no querer tener razón

Miradas

A veces hay enseñanzas que, por sencillas, se nos pasan desapercibidas. O, por el contrario, al haberlas leído, visto o escuchado tantas veces creemos que “ya las tenemos”. Suelen ser ideas simples pero complejas de llevar a cabo, y casualmente la mayoría de ellas son centrales, fundamentales, algo así como la base sobre la cual se edifica todo lo que con tanto esfuerzo intentamos construir.

Eckhart Tolle nos habla de que uno de los mecanismos más fuertes del ego es el de querer siempre tener razón. En Un curso de Milagros aparece también esta idea, y sin duda podemos encontrarla si hacemos un rastreo en la profundidad de cada una de las filosofías que más nos resuenen como verdaderas. Nos parece sencilla, es cierto. Pero hagamos silencio, y con esta idea en el corazón salgamos a vivir un día cualquiera de nuestra vida. Durante todo ese día dediquemos nuestra atención a observarnos y a observar. En nuestro encuentro con los otros, en nuestro actuar con las cosas y con la naturaleza, e incluso en nuestra relación con el devenir de los acontecimientos, se nos filtra todo el tiempo el mecanismo de “querer tener razón”. Queremos usar las cosas, la naturaleza y los acontecimientos en función de unas pautas que nosotros establecemos de antemano, loables tal vez, altruistas, o simplemente prácticas o marcadas por nuestro deseo. ¿Pero cuántas veces nos situamos limpios y abiertos ante el otro o ante cualquier cosa o acontecimiento, simplemente para relacionarnos con él de corazón y ver qué tiene para traernos?

El querer tener razón es la fuente de conflictos más grande entre los seres humanos, y se manifiesta día a día, minuto a minuto. Recuerdo ahora una frase de Violeta Parra en una canción: “Por un puñado de tierra no quiero guerra”. ¿En cuántas pequeñas o grandes batallas cotidianas nos sumimos por un pequeño puñado de tierra en el que nuestro ego pueda sentirse seguro hasta la próxima contienda? En realidad, de lo único que podemos estar seguros es de que en ese terreno las batallas nunca terminan y que siempre habrá una próxima, hasta que podamos desactivar nuestros mecanismos.
Para contrarrestar o intentar desactivar esta tendencia a mí me ayuda tener preguntas claves que recuerdo en los momentos en que la tendencia aparece y, al menos, la puedo reconocer. Una de esas preguntas es: “¿qué es lo importante?”.

Cuando estamos frente a otro ser humano, cada uno de nosotros está parado ahí, sin darse cuenta, detrás de una gran mole de identificaciones. Ejemplo: soy Gabriela, mamá de Ana y Pedro, librepensadora y sensible, ex maestra waldorf, buen ser humano promedio con sus luces y sus sombras, que cocina rico y come sano salvo excepciones, que opina esto sobre esto y aquello sobre aquello, que es amiga de fulanita y no se banca a menganita, que tiene tal amor posible o imposible y tales dolores en su historia, etc, etc, etc. Y allí enfrente está el otro con su propio bagaje coleccionado a través de los años. En el medio van y vienen los juicios y prejuicios que cada uno hizo o tiene sobre el otro. Y encima, cada cual pone en juego en el encuentro esta necesidad de querer tener razón. Vista así la escena, la posibilidad de encuentro verdadero entre esos dos seres humanos aparece, como mínimo, lejana.
Y sin embargo, si miramos a los ojos al otro e intentamos despojarnos de todo o de buena parte del equipaje mencionado, y recordamos la pregunta: “¿qué es lo importante?”, tal vez la posibilidad de encuentro se acerque.

Lo estoy diciendo aquí, no porque para mí sea pan comido sino precisamente porque es una asignatura pendiente que cada día me exige trabajo y atención y que más de una vez se me pierde debajo de funcionamientos automáticos. Cabe aclarar que el problema no está en tener opiniones, en el mundo es vital e incluso sanador saber qué opinamos, qué deseamos y qué necesitamos desde nuestra esencia, precisamente para poder permanecer en él con libertad y eligiendo a conciencia cada paso que damos. El problema está en creer que somos lo que opinamos, y en esa sutil diferencia hay todo un universo que puede acercarnos o alejarnos. A menudo olvidamos lo que en verdad somos, y ese ser profundo y verdadero tiene poco que ver con la visión pequeña y de momento desde la cual una opinión nace, por más que uno la sostenga durante toda la vida.

Hijos y padres se pelean por querer tener razón. Amigos se separan, relaciones se dificultan, proyectos admirables se complican, incluso entre gente bien intencionada y consciente. Muchas veces hasta los aprendizajes más bonitos y más profundos se convierten si nos descuidamos en nuevas banderas que defender.
En cuanto a eso y para terminar, me gusta la simpleza con que Un Curso de Milagros habla sobre estos temas. La defensa y el ataque no existen, la mejor defensa es deponer las armas pues si nos defendemos, si estamos a la defensiva, no hacemos otra cosa que conferirle realidad al ataque y a la separación. De la mano de las preguntas “¿qué es lo real?”, y “¿qué es lo importante?” podemos ir llegando a vislumbrar el amor detrás de todas las máscaras, el ser propio y el ajeno intentando volver a reunirse desde la hermosura de una individualidad que sume, que abra puertas, que abrace.

“Solo el amor alumbra la maravilla,
solo el amor convierte en milagro el barro.” Silvio Rodríguez

Autora: Gabriela Alberoni. V.G.B., Abril 2010.



Comentarios: (nota: se muestran primero los comentarios más recientes)
  1. poto   29-05-2014 22:58hs - país: Perú
    cacacacaca
  2. poto   29-05-2014 22:58hs - país: Perú
    soy fea jajajajaja
  3. Núria   18-10-2010 12:18hs
    Justo hoy iba pensando que una abrumadora mayoría de personas buscan en realidad TENER RAZÓN antes que SER FELICES, quizá porque la razón otorga un pequeño terreno de veracidad que el EGO necesita a toda costa para validarse.
    Interesante
Quieres ingresar un comentario acerca del artículo?
¿Ya tienes una cuenta en Caminos al Ser? Iniciar sesión.

Volver a Home
Sebastián Alberoni
Meditación, Retiros Espirituales, Meditación de la Conciencia Pura, Ho'Oponopono, Camino Espiritual Integrado, Meditación So Ham...  ver más

Nancy Erica Ortiz
Índigo y Cristal, Los Niños de Hoy, Pedagogía Waldorf, Desarrollo Espiritual Conciente, Bioeducación...  ver más

Retiro Espiritual de Caminos al Ser en Capilla del Monte, Córdoba, Argentina 2
Curso a Distancia 'Los Niños de Hoy' - Enfoque Integral hacia los Niños de Hoy
Curso a Distancia 'Camino Espiritual Integrado'
Sebastián Alberoni hizo un comentario en "Coronavirus: informaciones importantes en distintos niveles" ver
Lola Kallpari hizo un comentario en "Coronavirus: informaciones importantes en distintos niveles" ver
Gardin Buer Los Mismos hizo un comentario en "La Física Cuántica Confirma Que Creamos Nuestra Realidad" ver
Silvina Bommer hizo un comentario en "Todo es un sueño" ver
María Del Carmen Gutiérrez hizo un comentario en "Video: Quien eres es libertad, por Gangaji" ver