Nancy Erica Ortiz - Nancy Ortiz: Pedagoga Integral. Facilitadora del Curso Los Niños de Hoy y Curso El Niño como síntoma. Se formó en Pedagogía Waldorf, Inteligencias Multiples e inteligencia Emocional.
VIVE CADA DÍA DE FORMA ESPIRITUAL

Luego de haber transitado diferentes caminos; luego de haber buscado afuera las respuestas a las preguntas más profundas; luego de haber creído que había un único camino que llevaría a la verdad, muchas personas comienzan a detener su búsqueda. Comienzan a preguntarse internamente y necesitan plasmar todo lo aprendido en su alrededor.

Hoy hay un mensaje para nosotros, y es la tierra la que habla, ella necesita espiritualizarse, y lo hace a través nuestro.

¿Qué es ser espiritual? No se es espiritual solo durante una hora del día cuando realizamos alguna técnica que nos armoniza internamente. 
Ser espiritual es llevar nuestro Espíritu, nuestra Conciencia, a cada cosa, a cada acto, a cada momento de nuestra existencia.
Qué bello es meditar al atardecer, o comenzar el día en agradecimiento y veneración, pero todo esto pierde fuerza y poder si solo se realiza en un determinado momento; si tiene un principio y un fin.
Como humanos debemos aprender a vivir nuestro día a día de manera espiritual. Habrá técnicas, formas e ideas que nos ayudarán a conectarnos en algún momento, sin embargo esta es solo una puerta de todas las que tenemos la capacidad de abrir. Y la llave que abrirá esta, y todas las demás puertas, está dentro nuestro. Es nuestra Conciencia.

Vivir concientemente cada día espiritualiza nuestra vida. No hay un momento para ser espirituales, no hay un lugar determinado, ni un principio ni un final en el tiempo. Siendo Concientes de nuestros actos y nuestra forma de vivir, nos convertimos en Seres Espirituales.

La humanidad ha pasado por diferentes periodos evolutivos a través del tiempo. Ha pasado momentos de represión, persecución y miedo. Hoy, la humanidad está libre, y necesita aprender a vivir esta libertad.
Hay mucha información sobre lo que somos, sobre nuestros orígenes y nuestras energías. Toda es información valiosa, pero muchas veces la información nos paraliza. Necesitamos encontrar el equilibrio entre el saber y el hacer. Entre la teoría y la práctica. Entre el cielo y la tierra.
Nuestro desafío en esta época es no estancarnos en el mensaje espiritual, en la mera información, en hablar y hablar. Nuestro desafío es trascender la teoría para poder plasmar en nuestra vida cotidiana, la esencia de cada palabra que llegue a nosotros.
Hoy nuestro desafío es aprender a ser espirituales en la acción.

La tierra necesita de nosotros. Necesita conciencia y amor en cada acto cotidiano.
Cuanto más llevamos conciencia a lo cotidiano, más se abrirá el canal espiritual. Cada vez habrá algo más que descubrir, no habrá límites. Sin embargo si sólo creemos que la espiritualidad se hace en algún momento en especial, sin saberlo forjamos un límite.
Nuestro camino será de bendiciones, de luz y de claridades infinitas, si en nuestros actos ponemos el Espíritu.

Transfórmalo todo en un ejercicio espiritual

Espiritualidad Conciente

¿Cómo convertimos nuestra vida cotidiana en una vida espiritual?
Viviendo en paz, en armonía y calma interior.
Comienza tu día en paz, sin apuros. Por la mañana, si debes despertarte a una hora determinada, pon el reloj diez minutos antes. Abre los ojos de forma conciente, tranquila, dale permiso y tiempo a tu alma a que se haga presente en tu día. Agradece que estas vivo, que un día nuevo se abre y cosas inesperadas y bellas sucederán. Luego levántate y no pierdas esta conexión. 
Has todo tranquilo, paso a paso. Toca el agua, el pan, mira tu casa, el sol, la mañana, y respira profundo. Respira la vida.
Cuantas bendiciones vives y vivirás!
Camina concientemente. Saluda a tus hijos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo de forma amorosa y conciente. Mira con amor a tu alrededor.
Transfórmalo todo en un ejercicio espiritual.
Esto es poner conciencia cada día. 


Comunícate con la Divinidad a través de las cosas que tocas, de la comida que te nutre, de la mirada de las personas que te rodean, de la sonrisa de un niño o del perfume de una flor. Comunícate contigo mismo siendo conciente de tu vida, trasformándolo todo en bendición.

Muchas personas se sienten encerradas, presas de sus trabajos o de alguna situación vital. Muchas otras también, viven en una monotonía constante, sintiéndose apagadas y tristes.
Todo puede transformarse. Somos capaces de cambiar cualquier situación que vivamos. No hay algo en nuestra vida que no tengamos el poder para cambiar. Si estaríamos obligados a vivir algo por no tener la capacidad de cambiarlo, sería injusto, no sería equilibrado.

Si estamos viviendo cotidianamente algo que no nos hace feliz, que no nos da plenitud, somos responsables de ello. Es ahora el momento de ser felices, no será mañana luego de que finalice algo, o un hecho esperado suceda, o cuando llegue una fecha esperada. Es ahora el momento. Si quieres comenzar a vivir en plenitud, comienza ahora. Date la oportunidad de cambiar, dale espacio al cambio.
Cuando estamos abiertos a lo nuevo, bendiciones aparecen. Conocemos nuevas personas, nos hacemos nuevos amigos, aparecen nuevas oportunidades laborales. Los problemas comienzan a resolverse.
No cierres tu puerta a esto, ponle conciencia a tu vida, a tu situación actual. Comienza sintiendo posible un cambio. Deshazte de la monotonía y las respuestas mecánicas. Obsérvate. ¿Quieres cambiar? ¿Quieres transformar tu vida?
A menudo sucede que las personas están tan aferradas e identificadas con sus problemas y conflictos que terminan necesitándolos. ¿De que hablarán si no hablan de sus problemas? ¿Que harán en el tiempo que antes ocupaban quejándose de ellos? Lamentablemente muchas personas se han hecho tan adictas a sus problemas que no permiten que el cambio suceda. Inconcientemente buscan mantenerlos, incluso a veces crean situaciones que alimentan y reafirman lo desdichados que son.
Rompe con esos patrones. Mereces ser Feliz. Abre los ojos al mundo. Deja entrar la Luz a tu vida.

Si nos permitimos cambiar, o simplemente ver una posibilidad de cambio, le estamos enviando al Universo un mensaje. Le estamos diciendo: “¡Si, ayúdame, ofréceme eso que necesito para ser feliz!”. Llegará. No será un milagro, será la realidad creada por ti mismo, creada por tu conciencia.

Vive día a día espiritualmente. Haz actividades que nutran tu alma.
¿Alguna vez has amasado el pan? ¿Le has dado de comer a los pájaros? ¿Te has sentado sobre las raíces de un gran árbol? ¿Te has regalado un libro? ¿Te has dado un tiempo de silencio y contemplación?

Es ahora el momento. Has eso que quieres. Y si quieres algo que crees no tener las herramientas para conseguirlo, deja el espacio libre para que el Universo se encargue de enviártelo.
La Energía Divina se realiza en nosotros. Si nos expandimos el Universo se expande. Si somos felices, si vivimos concientemente cada paso, la tierra se Sana. La tierra se espiritualiza.

Convierte tu vida en una bendición, se un ejemplo para aquellos que necesitan aprender a vivir de este modo también. Verás todo lo que el universo tiene para ti. No te limites, vive una vida mágica y agradece por ello.

por Nancy Erica Ortiz
Creadora del curso "Los Niños de Hoy"
Editora de CaminosalSer



Los contenidos de este sitio sólo pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a  y a www.caminosalser.com