Caminos al Ser, un portal hacia la realización del Ser y la Paz Mundial
 
Frase del día
"Que Dios me conceda serenidad para aceptar las cosas que no pueda cambiar, el valor para cambiar las cosas que sí puedo, y la sabiduría para apreciar la diferencia". Plegaria de la Serenidad
Los Niños de hoy y su necesidad de saber la Verdad

(Por Nancy Ortiz)

Los Niños de hoy y su necesidad de saber la Verdad

Niños de Hoy

A menudo escuchamos decir  “A los niños hay que hablarles con el corazón” o “Con los niños de hoy hay que comunicarse con la verdad”,  pero ¿qué es hablar con el corazón?, ¿qué es decir la verdad?

Hablar con el corazón es hablar con la verdad, pero no fría o rígidamente, sino una verdad comunicada con empatía, sensibilidad, calor, generando a la vez, mucho espacio para un intercambio flexible.
Y decir la verdad es hablar de lo que me pasa o lo que está pasando. Laura Gutman en su libro “La maternidad y el encuentro con la propia sombra” nombra dos tipos de verdades: la verdad externa y la verdad interna.
La verdad externa es la realidad que sucede afuera, por ejemplo “nos mudamos a la otra casa porque la casa anterior tenía mucha humedad”, “me voy a trabajar porque necesitamos el dinero”, “tu padre y yo vamos a vivir en distintas casas porque necesitamos un tiempo para estar mejor cada uno consigo mismo”, etc.

La verdad interior es aquello que siento, que me pasa, que no puedo evitar, que aparece, que me toma, que es parte de mi camino individual como ser. Por ejemplo, “estoy triste porque me siento solo”, “Estoy desganado porque no encuentro trabajo que me guste”, “Estoy ansiosa o nerviosa porque…”, “Estoy cansada”, “Estoy sensible y necesito estar en silencio porque…”  

Muchas veces suceden cosas que pertenecen al mundo adulto pero que el niño, por ser parte de la familia, está completamente involucrado. Y muchas veces ante esto no sabemos qué hacer, decidimos callar o acomodar la verdad de tal forma que sin darnos cuenta, incluso, mentimos.
Subestimamos la capacidad de los niños de comprender y nos mostramos indiferentes a su necesidad de saber la verdad.

Muchos de nosotros hemos crecido con mentiras o cosas ocultas. Muchos de nosotros de niños sabíamos lo que estaba pasando pese a que el entorno lo ocultaba. Lo sabíamos porque lo sentíamos y deseábamos profundamente ser parte de la verdad. Pero nuestros educadores crecieron bajo el paradigma de “ojos que no ven corazón que no siente” que es lo mismo que decir “oídos que no escuchan, oídos que no saben”.
Esto simplemente no es cierto, y menos aún, con los niños de hoy.

Los niños no solo merecen la verdad sino que la saben antes incluso de que suceda. Muchos niños, por ejemplo, saben que sus padres están divorciados viviendo en la misma casa, o saben de la muerte de un ser de la familia antes de que suceda o antes de que se les informe. Es habitual que digan “Yo ya lo sabía” o “Si, ya sé”.
La saben y necesitan que nosotros, los adultos, los seres que aman y tienen como referentes, la reconozcan ante ellos y la manifiesten en palabras.

Lo que sale a la luz por más intricado y complejo que sea, se transforma en liviano porque tiene el reconocimiento y la aceptación de nosotros mismos, y al mismo tiempo, al reconocerlo y decirlo, liberamos a los niños del peso que se genera al ocultarlo. En cambio, lo que no podemos o no queremos ver, y es escondido en el inconsciente o en algún lugar que solo nosotros sabemos, produce incomodidad en el entorno, peso sobre los hombros, energía estancada o contenida, que si no es reconocida, alguien que se hará cargo de mostrarla: los niños.

Algunos niños lograrán preguntar “¿Qué pasa?, ¿por qué?, ¿cómo?, ¿desde cuándo?”. Otros al no poder o no saber hacerlo lo manifiestan como síntomas emocionales o físicos.
De una u otra manera, desnudan lo que nos pasa porque han venido a traernos evolución y la evolución se da cuando damos un nuevo paso.

La pediatra y homeópata Lua Catalá en su libro “Pediatría para los Nuevos Niños”, dice lo siguiente al respecto: “Toda enfermedad, todo síntoma, es psicosomático porque todo tiene un origen o causa en nuestra psique, en nuestra mente o en nuestras emociones, a veces, en nuestra dimensión espiritual.
Todo aquello que no se expresa, que no lo reconocemos o no lo podemos expresar, queda impreso. Queda marcado en nuestras células, órganos, músculos, sistemas o en nuestro ADN como material que se guarda en el mundo inconsciente y lucha por salir buscando las rendijas. Y esto que emerge de lo oscuro por las rendijas, son los síntomas.
Así pues, igual que hablamos de un cuerpo humano, podríamos hacer la analogía con un organismo o un cuerpo constituido por varias personas: el cuerpo familiar. Como en el cuerpo humano, en el familiar, cada persona tiene una función. Podríamos ver a cada miembro como un órgano diferente. [...] Así, en una familia, la convivencia crea unas dinámicas psicológicas y energéticas que conforman el cuerpo familiar. Por tanto, hay que observar y tener en cuenta todo este organismo si queremos profundizar en las causas de las enfermedades o disfunciones.
Los niños suelen ser la grieta o rendija por donde afloran los conflictos o enfermedades de este cuerpo familiar. Los niños, tal vez por ser el órgano más virgen y fresco de dicho organismo, son quienes expresan con sus enfermedades o comportamientos aquello que no se reconoce o no se expresa en la familia, así como también, son la fuerza o solución que pone en marcha dicho cuerpo familiar para sanar, adaptarse o sobrevivir.
Y con esta situación podemos hacer dos cosas: La primera, acallar el síntoma. Si no contemplamos un nuevo enfoque, es muy posible que solo tratemos a aquel niño que enferma o que se comporta de forma molesta, y no nos preguntemos más. Un ejemplo sería el caso de un niño hiperactivo al que la medicina oficial se empeña en ver como un individuo con un defecto físico, orgánico, funcional o psíquico, que hay que calmar con psicofármacos. Con lo cual, tranquilizamos y suprimimos dicho síntoma, pero no resolvemos el verdadero conflicto, este aflorará de nuevo por el mismo sitio o buscará otras maneras de expresarse.
O bien, lo tomamos como síntoma de un cuerpo con más miembros y escuchamos qué nos está diciendo, hacia dónde señala la causa del conflicto, hacia dónde dirige nuestra atención, y reconocemos así, su esfuerzo de auto sanación […]”

¿Por dónde empezar?

Para enfrentar la verdad primero tenemos que cambiar nuestra relación con lo que nos pasa. Dejar de ver lo que nos pasa como algo negativo, como algo que debemos evitar, o como lo peor que nos pudo haber pasado. Por supuesto que habrá cosas más simples de aceptar, y por ende, de comunicar, pero a la vez los niños nos invitan a encontrarnos con la verdad desde un lugar más natural, neutral, liviano.

Además otro punto importante es el reconocer primero conmigo lo que pasa o me pasa: ¿Realmente conozco lo que me pasa?, ¿Me animo a ver la verdad, a reconocer mi verdad?, ¿A dónde me llevaría vivir más sinceramente?, ¿Qué es lo que no quiero ver?, ¿Hasta dónde puedo?, ¿Qué hago con lo que no puedo ver, con lo que no quiero ver, con lo que ni siquiera estoy preparado para reconocerlo conmigo mismo?

Estos dos puntos anteriores los dejo para su reflexión.

Continuando en relación a los niños, es fundamental no subestimar la comprensión que pueden llegar a tener. Por supuesto que usted será cauteloso y medido con sus palabras dependiendo de la edad del niño y sus características. Con niños menores de 6 años se habla de una manera, y con niños mayores de esta edad, de otra. Aquí es importante saber y poder adaptarnos al lenguaje, forma de ver el mundo y las situaciones de los niños según su madurez interior.
Pero más allá de las palabras que se utilicen, lo importante es que no tenga peso ni juicio de malo - bueno en el adulto, y que lo que se le diga sea verdadero, por más que lo hablemos de forma figurativa o más concreta.

Si usted responde con naturalidad a lo que el niño le pregunta o a lo que está sucediendo, el niño no se sorprenderá ni se asustará; lo tomará con naturalidad, es más, solo será una confirmación a lo que ya siente, a lo que ya sabe.
Lo que usted estará haciendo será grande, estará ahorrándole al niño incomodidad, insatisfacción, conflicto, desarmonía, y todo lo que a ello puede llevar. Y para usted será una oportunidad para encontrarse con la sinceridad, y la sanación y la armonía a la que ella nos lleva.

Autora: Nancy Erica Ortiz
Creadora del curso "Los Niños de Hoy"
www.caminosalser.com/nancyortiz

Encontrará más de este tema en el Curso “Los Niños de Hoy” en “El niño y los tabúes”



Comentarios: (nota: se muestran primero los comentarios más recientes)
  1. danny   12-08-2013 21:11hs - país: Holanda
    Gran Reportaje
  2. claudia   11-09-2012 09:24hs - país: Argentina
    hola Nancy el viernes envie el pago del curso que comenzaba ayer y todavia no he recibido el material. No se si debia confirmarlo en algun sitio. Por otro lado necesitaria comunicarme con vos ya que me surgio un inconveniente que querria comentarte.
    saludos
    claudia
  3. ximena calderon   19-07-2012 19:16hs - país: Chile
    Hola Nancy deseo estes bien el año pasado realice el curso Los niños de hoy, una gran herramienta para mi, estoy leyendo sobre este nuevo curso los niños yh la verdad me gustaria saber si es una vision distinta a la de los niños de hoy por lo que lei parece que si, me gustaria saber precios, un abrazo Ximena de Chile
Te invitamos a ingresar tu comentario, desde la Esencia y el Respeto Mutuo:
Mensaje Especial:
Name:
Tu nombre:
Email:
Tu Email:
Confirma tu Email:
Tu País:
Comentarios:
Tu comentario:

(5000 caracteres disponibles)
- las direcciones web serán automáticamente convertidas en links
- puedes embeber videos de youtube, vimeo, etc.
- no está permitido ingresar publicidad ni comentarios ofensivos
 

| Volver a la sección principal de Índigo y Cristal |
| Volver a la home principal |


Clara Ramos
Registros Akáshicos, Canalización, Reiki Usui, Tarot Evolutivo, Diksha, Formación de Lectores de Tarot Evolutivo, Formación de Lectores Registros Akáshicos, Reiki Arcangélico...  ver más

Sebastián Alberoni
Meditación, Meditación de la Conciencia Pura, Ho'Oponopono, Camino Espiritual Integrado...  ver más

Estación de Luz
Meditación...  ver más

Nancy Erica Ortiz
Los Niños de Hoy, Índigo y Cristal, Movimiento Corporal, Desarrollo Espiritual Conciente, Pedagogía Waldorf, Jóvenes de Hoy...  ver más

Michelle Maria de Nevares
Consultoría Psicológica, Counseling...  ver más

Natacha Echeveste
Reiki, Registros Akáshicos, Cuencos de Cristal, Cuencos Tibetanos, Fotografía Kirlian, Fitoterapia, Gemoterapia - Cristales, Meditación, Yoga...  ver más

Lelia Bassarsky y Gabriel Fauci
Biodanza, Reiki Usui, Masajes, Masaje a 4 Manos...  ver más

Gabriela Mara Segui
Registros Akáshicos, Consultoría Psicológica...  ver más

Graciela Silvia Piano
Registros Akáshicos, Terapia Vibracional, Memoria Celular, Sanación Reconectiva®, Cuencos Tibetanos...  ver más

Lic. Alejandro Grunstein (Psicólogo U.B.A.)
Ensueño Dirigido, Trabajo de Pareja Interior, Constelaciones Individuales, Constelaciones Familiares, Psicología Clínica, Psicología Sistémica, Psicología Transpersonal, Psicología Gestáltica, Psicoterapia Sistémica, Psicoterapia Clínica, Psicoterapia Transpersonal, Psicoterapia Gestáltica, Autoasistencia Psicológica (Dr. N. Levy), Terapia Primal, Supervisión a Coaches y Counselors, Supervisión del Rol del Terapeuta, Supervisión a Lic. en Psicología, Terapia Transgeneracional...  ver más

Más anunciantes:
Directorio de Profesionales y Facilitadores
Cursos a Distancia y Otros Servicios a Distancia
Talleres, Viajes y Eventos