Caminos al Ser, un portal hacia la realizacin del Ser y la Paz Mundial

Síguenos en FacebookyTwitter
 
Home Cursos a Distancia Talleres, Viajes, Eventos Directorio Profesionales Publicidad en el Portal Quienes Somos Contáctenos
Alimentación Consciente
Portal para el Despertar de la Conciencia



Donar a CaminosalSer.com
Frase del día

"Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz." Confucio

Búsqueda de Profesionales y Facilitadores
Profesión:
País:
Provincia/Ciudad:
Conservantes y aditivos, nefastas compañías

Aditivos en los alimentos

Los aditivos son un componente inseparable del alimento industrializado. Necesidades productivas, comerciales y de conservación, hacen que se utilicen gran cantidad de sustancias químicas en el procesamiento de los alimentos masivos, las cuales aportan significativamente al ensuciamiento cotidiano.

Los conservantes son un buen ejemplo de ello. Estos preservantes de alimentos actúan por inhibición de procesos enzimáticos (fermentación, putrefacción, etc). Esto, que resulta benéfico para el alimento que debe conservarse en una góndola, una vez ingerido, continúa produciendo inhibición enzimática en nuestro organismo. Esto afecta a la flora intestinal y al hígado, cuyas funciones dependen de las reacciones enzimáticas que los mismos conservantes bloquean.

La prueba de la acción prolongada en el tiempo de estos conservantes, está dada por los problemas detectados en Estados Unidos con la preservación de los cadáveres humanos. Al exhumar féretros de cierto tiempo, los cuerpos se encuentran intactos y deben ser cremados, a causa de la inhibición que generan los conservantes alimentarios sobre los microorganismos encargados de su natural descomposición. Los conservantes utilizados en alimentos y bebidas, pueden ocasionar exacerbaciones de asma, dermatitis, alteraciones sanguíneas e incluso, ser uno de los factores desencadenantes de problemas vasculares y angioedema [1].

También están los resaltadores de sabor, como el glutamato monosódico (el cual tendrá un contenido dedicado enteramente a él) o E621 ó ajinomoto. Tras la 2ª Guerra Mundial, el GMS pasó de Japón a las grandes empresas alimentarias de EEUU, quienes masificaron su uso al descubrir que aún mediocres comidas industriales tomaban buen sabor, se comían más y la gente se hacía fiel consumidora.

Al inicio, se advirtió que la ingesta de GMS generaba el conocido “síndrome del restaurante chino”, así llamado por ser de uso muy frecuente en la cocina oriental moderna [2]. Pero luego aparecieron otras evidencias preocupantes que no fueron tomadas en cuenta, al convertirse el GMS en el engranaje adictivo que impulsaba el crecimiento de la gran industria alimentaria; ingeniosamente se acuñó el término nicotina alimentaria.

A través de experiencias en animales y luego en humanos, el GMS se relacionó con déficit de atención (DDA), adicción, alcoholismo, alergias, esclerosis lateral amiotrófica, alzheimer, asma, fibrilación auricular, autismo, diabetes, depresión, mareos, epilepsia, fibromialgia, golpe de calor, hipertensión, hipotiroidismo, hipoglucemia, síndrome de intestino irritable, inflamación, migraña, esclerosis múltiple, obesidad, tumores en hipófisis, ataques de pánico, rosácea, trastornos del sueño, problemas de oído (tinitus), problemas de visión [3].

Sin embargo, el GMS sigue omnipresente en fiambres, hamburguesas, snacks, mezclas de especias, alimentos conservados y procesados, sopas de sobre, cubitos de caldo, papas fritas, comidas de restaurante, aliños para ensaladas, condimentos para carnes grilladas, salsas, mayonesas, etc. En comedores de fábricas, escuelas y hospitales se sirven toneladas de GMS.

Frente a la demanda de alimentos sin GMS, los fabricantes escondieron el glutamato bajo nuevos nombres de ingredientes autorizados por los entes de control: proteína vegetal hidrolizada, suavizante natural de carnes, resaltador de sabor, extracto de levadura, saborizante natural, etc.

Colorantes

Los colorantes representan otro rubro importante de los aditivos que ingerimos cotidianamente y sin necesidad, ya que solo sirven para engañar al consumidor. Los colorantes de síntesis química acumulan gran cantidad de evidencias tóxicas y cancerígenas. El más característico y estudiado es quizás la tartrazina, y resulta adecuado para analizarlo a modo de ejemplo.

A este aditivo (a veces disimulado como E102), que proporciona color rojo amarillento a jugos artificiales, gelatinas, gaseosas, postres, salsas, conservas, recubrimiento de medicamentos y caramelos, se lo reconoce responsable de reacciones alérgicas, asma, urticaria, rinitis, manchas en la piel, visión borrosa y bronco espasmos, sobre todo en pacientes alérgicos a la aspirina. Pero el efecto más nocivo se advierte en sus principales destinatarios: puede producir migrañas, insomnio e hiperactividad en niños.

La tartrazina afecta directamente la conducta de los pequeños por dos vías: despierta una reacción pseudo alérgica en el organismo y provoca la consiguiente liberación de histamina, compuesto relacionado con la reacción inmunológica. Pero, cuando el colorante llega al torrente sanguíneo, estimula directamente a las células para que liberen histamina sin activar al sistema inmune. Por ello, no se manifiestan los síntomas propios de la alergia como dilatación de capilares, baja en la presión sanguínea, incremento en la secreción de jugos gástricos y picazón. Pero sí se evidencian cambios anímicos, irritabilidad, insomnio y ansiedad en los niños.

Simultáneamente, la tartrazina actúa en el cerebro alterando los espacios sinápticos (donde se efectúa el intercambio de información entre una neurona y otra), lo que conduce a síntomas similares: falta de concentración, somnolencia e hiperactividad. Es decir, el cuadro de un síndrome de déficit de atención (DDA). Basta ser un consumidor habitual de, por ejemplo, jugos artificiales, para que estos síntomas se hagan presentes. Ello sucede porque se combinan, la dosis continua y el rápido arribo al umbral tóxico, a causa de la baja masa corporal de los niños. La relación entre el consumo de colorante y el aumento en los niveles de histamina, es directamente proporcional.

Pero lo más grave es que los colorantes, como la tartrazina, no actúan solos, sino que forman parte de formulaciones que incluyen saborizantes, aromatizantes, edulcorantes, emulsionantes, gelificantes, tensioactivos, leudantes, antiaglutinantes, estabilizantes, antioxidantes, espesantes y conservantes. Precisamente un reciente estudio británico [4] demuestra que la combinación de colorantes artificiales y conservantes (benzoato de sodio) influye negativamente en el comportamiento de los niños con déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Colorantes en bebidas

Las “inofensivas” aguas saborizadas que consume “gente que se cuida”, concentran gran cantidad de presencias amenazantes, escondidas bajo inteligibles siglas numéricas (17 componentes en una sola etiqueta). Además de agua y jugo, encontramos: edulcorantes refinados (jarabe de maíz de alta fructosa), edulcorantes sintéticos (sucralosa y acesulfame), cloruro de calcio, bicarbonato de sodio, sulfato de magnesio (sal inglesa), acidulantes (330, 331), conservantes (202, 211), secuestrantes (385), esencias artificiales (dos), colorantes (110, 150).

¿Qué hay detrás de algunos de estos números? Entre los colorantes encontramos el 110 (amarillo ocaso), considerado peligroso (depresor del sistema nervioso, puede producir alergias, parálisis, convulsiones, urticaria, dermatosis, trastornos gástricos) y el 150 (caramelo), también peligroso (puede producir alteraciones en el intestino, deficiencias de vitamina B6 y disminución de glóbulos rojos).

Entre los conservantes tenemos el 202 (sorbato potásico), considerado muy peligroso (puede reaccionar con los nitritos y causar alteraciones en espermatozoides y óvulos, y producir alergias) y el 211 (benzoato sódico), también muy peligroso (puede ser cancerígeno y producir gastritis, trastornos neurológicos, pérdida de peso, diarreas, hemorragias, parálisis, alergias, urticaria, asma, trastornos hepáticos e hiperactividad en niños).

Y como si fuera poco, tenemos el 385 (etilendiamino tetracetato), normalmente usado en bebidas alcohólicas como secuestrante y considerado como peligroso (puede producir diarreas, vómitos, sangre en la orina e impedir la absorción de oligoelementos como cobre, hierro, zinc). Por sentido común ¿hay algún motivo para correr todos estos riesgos? ¿Es necesario saborizar el agua? Si lo es, ¿no es mejor “saborizarse” el agua con unas gotas de limón y una cucharadita de miel o azúcar mascabo?

Pero ahora lo novedoso para los niños son las comidas y bebidas interactivas. Nos referimos a productos que cambian de color, forma, textura o sabor al añadirles líquidos o al calentarlos; tortitas que cambian su aspecto al tostarlas, una gaseosa que cambia su sabor si se le añade una pastilla o un helado con un chicle en su interior, que pinta los labios de distintos colores.

Es destacable (y alarmante) que las legislaciones aprueban estos aditivos químicos como aptos para consumo humano, basándose en tolerancias y estudios realizados individualmente, cuando en realidad ingresan al cuerpo en nutridas y peligrosas combinaciones sinérgicas.

El problema es su relación con la masa corporal, ya que hay niños que están ingiriendo hasta 400 mg diarios de aditivos, casi 8 veces la dosis usada en experimentos de laboratorio para demostrar su inocuidad individual. Incluso muchos aditivos se autorizan en función a una “dosis diaria admitida”, pero los fabricantes no indican, ni esa dosis ni la cantidad de aditivo presente en el alimento.

 


[1] Reacción vascular localizada, que afecta a la piel, al tejido celular subcutáneo y a las mucosas. Se manifiesta como una tumefacción.
[2] Los síntomas consistían en: cefaleas, opresión torácica, sensación de calor y hormigueo, rigidez y/o debilidad en las extremidades, aturdimiento, enrojecimiento facial y molestias gástricas.
[3] Ver www.spofamerica.com, sitio de John Edward Erb, autor del libro “El lento envenenamiento de América” y www.msgtruth.org
[4] Estudio de la Universidad de Southampton (GB), publicado en The Lancet, en setiembre 2007.


Extraído de: Libro “Nutrición Depurativa” - Nestor Palmetti
Aportado y editado por:
Lucas Schab - Kuyen Alimentos Naturales  

Kuyen

Para realizar consultas o solicitar mas información, comuníquese con Lucas Schab.

Volver al menú de Secciones  

Lucas también es miembro del Equipo de www.CaminosalSer.com

Comentarios: (nota: se muestran primero los comentarios más recientes)
Te invitamos a ingresar tu comentario, desde la Esencia y el Respeto Mutuo:
Mensaje Especial:
Name:
Tu nombre:
Email:
Tu Email:
Confirma tu Email:
Tu País:
Comentarios:
Tu comentario:

(5000 caracteres disponibles)
- las direcciones web serán automáticamente convertidas en links
- puedes embeber videos de youtube, vimeo, etc.
- no está permitido ingresar publicidad ni comentarios ofensivos
 


Patricia Sanchez - Terapeuta Bioenergética
Sanación Reconectiva®, La Reconexión®, Hridayam, Técnica del Arca, Sat Nam Rasayan®, Terapias Florales, Sanación a Distancia...  ver más

Liliana Maldonado
Esferokinesis, Método Feldenkrais...  ver más

Delia Ines Katz
La Reconexión®, Símbolos de Luz, Ángeles, Reiki, Terapias Florales, Chamanismo, EMF Balancing Technique®, Registros Akáshicos, Sanación Reconectiva®...  ver más

Natacha Echeveste
Meditación, Registros Akáshicos, Reiki, Gemoterapia - Cristales, Yoga, Cuencos de Cristal, Fotografía Kirlian, Cuencos Tibetanos, Fitoterapia...  ver más

Rita Ferraro
La Reconexión®, Sanación Reconectiva®...  ver más

Lic. Alejandro Grunstein (Psicólogo U.B.A.)
Psicología Transpersonal, Constelaciones Familiares, Psicoterapia Transpersonal, Psicología Clínica, Ensueño Dirigido, Trabajo de Pareja Interior, Constelaciones Individuales, Psicología Sistémica, Psicología Gestáltica, Psicoterapia Sistémica, Psicoterapia Clínica, Psicoterapia Gestáltica, Autoasistencia Psicológica (Dr. N. Levy), Terapia Primal, Supervisión del Rol del Terapeuta, Supervisión a Lic. en Psicología, Supervisión a Coaches y Counselors, Terapia Transgeneracional...  ver más

Lelia Bassarsky y Gabriel Fauci
Biodanza, Reiki Usui, Masajes, Masaje a 4 Manos...  ver más

Adriana Mainardi
Registros Akáshicos, Magnified Healing, Cuencos de Cristal, Cuenco Terapia, Símbolos de Luz, Templos de luz, Los 72 Ángeles de la Kabbalah, Conciencia de Amor Floral...  ver más

Claudia Beatriz Hardy – Espacio “SerSoular”
Meditación, Registros Akáshicos, Cuencos de Cristal, Masaje Vibracional con Sonido, Terapia de Sonido, Reiki Usui, Gaiadon Heart - Activación Cuerpo de Luz, Armoniz. Física, Mental y Emocional, Cuencos Tibetanos, Desarrollo Espiritual Conciente, Sanacion y símbolos arcturianos, Técnica Metamórfica, Mantras y Simbolos del Arcangel Miguel, Reiki Chamánico, Traducción de Luz (canalización guías), Aqualead, Danzas Circulares, Limpieza de aura con Cristales Luminosos, Munay Ki, Reiki para niños, Reiki Unitario o Del Sonido, Sanación Élfica: Queldon, Terapia Floral: Esencias de Saint Germain, Yoga y Meditación para niños...  ver más

Tamara Spivak Gelis - La Reconexion
La Reconexión®, Sanación Reconectiva®, Medicina China Tradicional, Terapias Complementarias, Counseling, Taller de la Nueva Energía, Mentoría Sanación Reconectiva/Reconexión...  ver más

Más anunciantes:
Directorio de Profesionales y Facilitadores
Cursos a Distancia y Otros Servicios a Distancia
Talleres, Viajes y Eventos

© www.caminosalser.com
Los contenidos de este sitio sólo pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a, citando la URL completa del contenido,  y citando a www.caminosalser.com