Caminos al Ser, un portal hacia la realización del Ser y la Paz Mundial

Síguenos en FacebookyTwitter
 
Home Cursos a Distancia Talleres, Viajes, Eventos Directorio Profesionales Publicidad en el Portal Quienes Somos Contáctenos
Alimentación Consciente
Portal para el Despertar de la Conciencia


Frase del día

"Eres el río, deja de aferrarte a las piedras y sigue." Sebas Chimu

Búsqueda de Profesionales y Facilitadores
Profesión:
País:
Provincia/Ciudad:
Microondas, un riesgo para la salud

Publicamos a continuación, completo y en forma textual, el informe del Dr. Patrick Quanten sobre el problemático y omnipresente horno de microondas. El lector podrá sacar sus conclusiones y decidir si es conveniente su uso.


El Horno Microondas

Microondas

Una de las expresiones más impresionantes de la tecnología moderna, enviada a nuestros hogares, es el horno microondas. En un mundo en que el tiempo es dinero, así nos dicen, y es una obligación la gratificación inmediata de los deseos, el horno microondas es sencillamente una especie de regalo de Dios. Sin embargo, vale la pena recordar que es, de hecho, un regalo humano, que implora por la pregunta ¿qué hemos hecho para merecer un regalo tan celestial?

Dado que los hornos microondas son tan fáciles de usar y un dispositivo tan ahorrador de energía, comparado con los hornos convencionales, casi no hay hogar ni restaurante que no lo tenga. En general, la gente quiere creer que el horno microondas no tiene un efecto negativo sobre la comida o el consumidor de la comida. Enfrentémoslo, si los hornos microondas fueran realmente dañinos para nuestra salud ¿permitiría el gobierno que se vendan? Seguramente que no.

¿Cómo funcionan los hornos microondas? Las microondas son una forma de energía electromagnética, como las ondas de luz o de la radio. Las ondas son ondas muy cortas “micro” de energía electromagnética que viajan a la velocidad de 186.282 millas por segundo. Las microondas se usan para los teléfonos celulares, las señales satelitales, las comunicaciones militares y aeronáuticas (todas éstas son causas conocidas de enfermedad por radiación si usted vive por casualidad en un punto de resonancia de estas ondas).

Las microondas, según nos dicen en su defensa, son un fenómeno natural ya que pueden encontrarse en la naturaleza. ¡Entonces no pueden ser malas para nosotros! Y tienen razón: ocurren de manera natural. Las microondas se producen de manera natural en casi todas partes del mundo, desde la tierra hasta el sol. La diferencia, sin embargo, es ésta: las microondas del sol están basadas en los principios de pulsos de corriente continua (DC) que no crean calor por fricción; los hornos microondas usan corriente alterna (AC) creando calor por fricción. Un horno microondas produce una longitud de onda de energía en picos, donde toda la potencia va dentro de solamente una estrecha banda de frecuencia del espectro de energía. La energía solar opera en una frecuencia de energía amplia.

Dicho en otros términos, la radiación producida por el horno microondas tiene solamente una frecuencia, mientras que la energía solar cubre todo un espectro. Las frecuencias de energía son importantes porque el patrón de resonancia armado por su interacción puede ser estrecho o amplio. Si el espectro es muy estrecho, se incrementa el poder de resonancia; si el espectro es más amplio, entonces el efecto de resonancia se expande y el intercambio de energía es parejo.

Todo horno microondas contiene un magnetrón, un tubo en donde los electrones son afectados por los campos magnéticos y eléctricos de modo tal que producen una micro radiación de longitud de onda de alrededor de 2450 Mega Hertz (MHz) o 245 Giga Hertz (GHz). La radiación de microondas interactúa con la frecuencia oscilante de las moléculas de los alimentos. Toda energía de ondas cambia la polaridad de positiva a negativa con cada ciclo de la onda. En las microondas, estos cambios de polaridad ocurren millones de veces por segundo. Todas las moléculas de cualquier tipo de tejido, incluyendo nuestro alimento, están construidas sobre campos electromagnéticos. Éstos son seriamente turbados cuando la polaridad de las moléculas cambia de positivo a negativo unas 2.450.000.000 de veces por segundo. Es esta fricción la que crea calor en la comida. ¡Así es cómo se puede calentar la materia en pocos segundos!

En los modelos comerciales, el horno tiene una potencia de entrada de alrededor de 1000 vatios de corriente alterna. A medida que estas microondas generadas por el magnetrón bombardean la comida, hacen rotar las moléculas polares a la misma frecuencia muchas millones de veces por segundo. Esta agitación molecular crea fricción, que calienta la comida. La fricción rasga las moléculas de alrededor provocando un daño sustancial y por último deformándolas. El nombre científico para esta deformación es “isomerismo estructural”.

Quizás ya haya advertido que las comidas calentadas en el microondas están mucho más calientes en la parte de adentro que afuera. ¡Ahora sabe por qué! El punto central hacia donde se dirigen los tubos del magnetrón yace a pocos centímetros arriba de la placa giratoria y ese es el lugar donde se lleva a cabo la resonancia más poderosa. Ese es el lugar donde se crea el mayor calor dentro de los tejidos.

Deberá estar claro ya que el “calentar” a través de la radiación de un horno microondas cambia la sustancia de lo que se calienta. Quizás también resulte ya obvio que las personas que prepararan la comida en un horno microondas consumen estas sustancias “desconocidas”, o por lo menos una sustancia cuya frecuencia natural fue turbada. Estos no son más que productos tóxicos para el sistema.

Si todo esto tiene mal aspecto, bien podríamos preguntarnos por qué el horno microondas llegó a ver la luz del día. ¿Quién inventó esto y por qué? El ejército alemán desarrolló originalmente los hornos de cocción microondas “radioemisoras”, para el uso en sus operaciones de apoyo móvil para la invasión de Rusia. Al poder usar equipamiento electrónico para la preparación de las comidas a escala masiva, eliminaban el problema logístico de los combustibles para cocinar, además de la conveniencia de producir productos comestibles en un tiempo muy reducido.

Después de la guerra, los aliados descubrieron las investigaciones médicas realizadas por los alemanes sobre los hornos microondas. Estos documentos, junto con algunos hornos microondas en funcionamiento, fueron transferidos al Departamento de Guerra de los EE.UU. y clasificados para “investigación científica ulterior”. Los rusos también habían recuperado algunos hornos microondas y llevaron a cabo investigaciones exhaustivas sobre los efectos biológicos. Como resultado de los mismos, su uso fue prohibido en la Unión Soviética. Los soviéticos emitieron una advertencia internacional sobre los peligros para la salud de los hornos microondas y de los dispositivos electrónicos de frecuencia similar, tanto biológicos como ambientales.

Otros científicos de Europa oriental informaron también acerca de los efectos dañinos de la radiación de las microondas y establecieron estrictos límites medioambientales para su uso. Estos son acatados en lo que respecta a las telecomunicaciones, en relación a la notificación de los denominados “puntos calientes” de patrones inexplicables de enfermedad. Como resultado se cambia levemente el ángulo de las antenas parabólicas de comunicación y las enfermedades misteriosas desaparecen. Los EE.UU. no han aceptado los informes europeos acerca de los efectos dañinos, aún cuando el EPA estima en el país se están incrementando las fuentes de radiación de microondas y frecuencias de radio en un 15% anual.

Lo que sigue es un resumen de las investigaciones rusas publicado por el Atlantis Raising Educational Center de Portland, Oregon. Se formaron carcinógenos (sustancias que pueden producir cáncer) en prácticamente todas las comidas examinadas. Ninguna comida de prueba estuvo sujeta a más microondas que las necesarias para cumplir el propósito, es decir, cocinar, descongelar o calentar a fin de asegurar la ingesta sanitaria. A continuación damos un resumen de algunos de los resultados:
- El preparar carnes en el microondas, lo suficiente como para asegurar la ingesta sanitaria, provocó la formación de, un conocido carcinógeno (d-Nitrosodientanolamina).
- El preparar en microondas leche y cereales, convirtió algunos de sus aminoácidos en carcinógenos.
- El descongelar frutas convertía sus fracciones conteniendo glucósidos y galactósidos, en sustancias cancerígenas.
- La exposición extremadamente corta de verduras crudas, cocidas o congeladas, convirtió sus alcaloides vegetales en carcinógenos.
- Se formaron radicales libres carcinógenos en las plantas preparadas en el microondas, especialmente las verduras de raíz.

Quizás sea el momento de mostrarle algo de la evidencia científica hasta la fecha, a fin de que usted pueda decidir acerca del horno microondas. O quizás la información nueva le pueda confundir aún más. Pero la verdad sigue intacta.

Los hechos y la ciencia

Se han hecho públicas una cantidad de advertencias, pero apenas se les ha dado atención. Por ejemplo, Young Families, el Servicio de extensión de Minnesota, de la Universidad de Minnesota, publicó lo siguiente en 1989: “El calentar el biberón en un microondas provoca cambios en la leche, una pérdida de vitaminas, y se podrán destruir las propiedades. El calentar el biberón sosteniéndolo bajo la canilla podrá tardar unos minutos más pero es mucho más seguro.”

La Dra. Lita Lee de Hawai informó en The Lancet en diciembre de 1989: “El pasar por el microondas las fórmulas para bebés convirtió a determinados aminoácidos en sintéticos (cis-isómeros no biológicamente activos). Además, uno de los aminoácidos convertidos es conocido como una neurotoxina (venenoso para el sistema nervioso) y una nefrotoxina (venenoso para los riñones). Como si no fuese suficientemente malo que no se amamante a muchos bebés, ahora se les alimenta con leche simulada (fórmula para bebés) que se vuelve aún más tóxica a través del microondas.”

En el libro de la Dra. Lita Lee, Health Effects of Microwave Radiation-Microwave Ovens (Los efectos en la salud de la radiación de las microondas-hornos microondas), y en las ediciones de marzo y septiembre de 1991 de Earthletter, ella afirmó que todo horno microondas pierde radiación electromagnética, daña la comida, y convierte a las sustancias cocinadas en ellos en peligrosos productos órgano-tóxicos y carcinógenos. Las investigaciones ulteriores resumidas en este artículo revelan que los hornos microondas son mucho más dañinos de lo que se imaginaba anteriormente.

En Comparative Study of Food Prepared Conventionally and in the Microwave Oven (Estudio comparativo de la comida preparada de modo convencional y en el horno microondas), publicado por Raum & Zelt en 1992, declara: “Un estudio de corto plazo halló cambios significativos y preocupantes en la sangre de los individuos que consumían leche y verduras del microondas. Disminuían los niveles de hemoglobina y sobre todo aumentaban los niveles de los glóbulos blancos y el colesterol.”

Investigadores rusos informaron también sobre una marcada aceleración de degradación estructural que lleva a un valor alimenticio reducido en 60 a 90% de todos los alimentos examinados.
- Anulada la bio-disponibilidad del complejo vitamínico B, vitamina C, vitamina E, minerales esenciales y factores lipotrópicos en todos los alimentos examinados.
- Varios tipos de daño a muchas sustancias vegetales, tales como alcaloides, glucósidos, galactósidos y nitrilósidos.

El estudio clínico suizo

El Dr. Hans Ulrich Hertel y el Dr. Bernard H. Blanco del Instituto Federal Suizo de Tecnología y el Instituto de Bioquímica de la Universidad de Lausanne, publicaron un trabajo señalando que la comida cocinada en los hornos microondas podría plantear un riesgo mayor para la salud que la comida cocinada por los medios convencionales. Apareció también un artículo en la edición 19 del Journal Franz Weber en donde se declaró que el consumo de comida cocinada en hornos microondas tenía efectos cancerígenos sobre la sangre.

El Dr. Hertel fue el primer científico que concibió y realizó un estudio clínico de calidad sobre los efectos que tienen los nutrientes pasados por el microondas en la sangre y la fisiología del cuerpo humano. Su pequeño, pero bien controlado, estudio mostró la fuerza degenerativa producida por los hornos microondas. La conclusión científica demostró que al cocinar con microondas cambiaron los nutrientes de los alimentos, y ocurrieron cambios en la sangre de los participantes que podían provocar el deterioro del sistema humano.

A intervalos de dos a cinco días, los voluntarios del estudio recibieron una de las siguientes variantes alimenticias con el estómago vacío: leche cruda; la misma leche cocinada de modo convencional; leche pasteurizada; las mismas leches crudas cocinadas en horno microondas; verduras de una granja orgánica; las mismas verduras cocinadas de modo convencional; las mismas verduras congeladas y descongeladas en un horno microondas; y las mismas verduras cocinadas en un horno microondas. Una vez aislados los voluntarios, se les extrajo muestras de sangre inmediatamente antes de comer. Luego, se les extrajo muestras de sangre a intervalos determinados después de comer los preparados anteriores de leche y de verduras.

Se descubrieron cambios significativos en las muestras de sangre de los intervalos que siguieron a los alimentos cocinados en el horno microondas. Los linfocitos (células blancas) mostraron una disminución más clara a corto plazo siguiendo a la ingesta de los alimentos preparados en microondas que después de la ingesta de todas las demás variantes. Los indicadores señalaron hacia la degeneración. Esto llevó al Dr. Hertel a la conclusión de que dichas energías derivadas técnicamente podrían, en verdad, ser pasadas al hombre mediante el comer alimentos preparados con el microondas.

Según el Dr. Hertel, “la leucocitosis, que no puede ser explicada por las desviaciones diarias normales, es tomada muy en serio por los hematólogos. Los leucocitos son a menudo señales de efectos patógenos sobre el sistema vivo, tales como envenenamiento y daño celular. Pareciera que los aumentos marcados fueron causados totalmente por ingerir las sustancias preparadas con el microondas.”

“Existe una extensa literatura científica referida a los efectos peligrosos de la radiación directa de las microondas sobre los sistemas vivos. Es sorprendente, por lo tanto, darse cuenta del poco esfuerzo que se ha hecho por reemplazar esta técnica perjudicial de microondas por tecnología más acorde con la naturaleza. No existe ningún átomo, molécula o célula de ningún sistema orgánico capaz de resistir un poder tan violento y destructivo por cualquier período de tiempo, ni siquiera en la escala baja de energía de milivatios.”

Las mismas deformaciones violentas que ocurren en nuestros cuerpos, cuando estamos expuestos de manera directa a las ondas de radar o las microondas, también ocurren en las moléculas de los alimentos cocinados en un horno microondas. Esta radiación tiene por resultado la destrucción y deformación de las moléculas de los alimentos. El pasar por microondas también crea nuevos compuestos, denominados compuestos radiolíticos, que son fusiones desconocidas que no se encuentran en la naturaleza. Los compuestos radiolíticos son creados por la descomposición molecular, deterioro resultado directo de la radiación.

Los fabricantes de los hornos microondas insisten que los alimentos preparados con microondas y los alimentos irradiados no tienen compuestos radiolíticos significativamente más elevados que los alimentos hervidos, horneados y demás alimentos cocinados de modo convencional. La evidencia clínica científica presentada aquí ha demostrado que esto es sencillamente una mentira. En EEUU ni las universidades ni el gobierno federal han conducido pruebas con respecto a los efectos sobre nuestros cuerpos de comer alimentos preparados con microondas. ¿No es extraño eso? Están más interesados en los estudios sobre lo que ocurre si no cierra bien la puerta de un horno microondas. Una vez más, el sentido común nos dice que su atención debería centrarse en lo que ocurre con los alimentos cocinados adentro de un horno microondas. Dado que la gente ingiere esta comida alterada ¿no tendría que haber interés por cómo las mismas moléculas deterioradas afectarán nuestra propia estructura celular biológica humana?

Se descubre la enfermedad del microondas

Los rusos hicieron investigaciones sobre miles de trabajadores que habían sido expuestos a microondas durante el desarrollo del radar en los años de 1950. Sus investigaciones demostraron problemas de salud tan graves que los rusos establecieron límites muy estrictos de exposición para los trabajadores y para los civiles.

En el libro de Robert O. Becker, The Body Electric, él describió las investigaciones rusas sobre los efectos de la radiación de microondas en la salud, que ellos denominaron “enfermedad de microondas”. En la página 314, Becker declara: “Sus [enfermedad de microondas] primeros signos son la presión sanguínea baja y pulso lento. Las manifestaciones posteriores y más comunes son la excitación crónica del sistema nervioso simpático [síndrome de estrés] y la presión sanguínea alta. Esta fase también incluye a menudo dolor de cabeza, mareo, dolor de ojos, insomnio, irritabilidad, ansiedad, dolor de estómago, tensión nerviosa, incapacidad para concentrarse, pérdida del cabello, además de una mayor incidencia de apendicitis, cataratas, problemas de reproducción, y cáncer. Los síntomas crónicos son seguidos por crisis de agotamiento suprarrenal y dolencia cardíaca isquémica [el bloqueo de las arterias coronarias y ataques cardíacos].”

Según la Dra. Lee, los cambios se observan en la composición química de la sangre y los índices de ciertas enfermedades entre los consumidores de las comidas de microondas. Los síntomas anteriores pueden provocarse fácilmente por las observaciones que se dan a continuación. Lo que sigue es una muestra de estos cambios:
- Se observaron desórdenes linfáticos, que llevaron a la capacidad reducida de prevenir determinados tipos de cánceres.
- Se observó en la sangre un porcentaje más elevado de formación de células cancerígenas.
- Se observaron porcentajes más elevados de cáncer de estómago y del intestino.
- Se observaron porcentajes más elevados de desórdenes digestivos y un paulatino colapso de los sistemas de eliminación.
- Se han observado un mayor grado de problemas gastro-intestinales así como un colapso paulatino de los sistemas de eliminación.

Conclusiones de la ciencia forense

A esta altura deberá estar claro que no es para nada aconsejable el uso de los aparatos de microondas y con la decisión del gobierno soviético de 1976, la opinión científica actual en muchos países con respecto al uso de dichos aparatos queda claramente evidenciado. Debido al problema de la residualización y ligamento magnético al azar dentro de los sistemas biológicos del cuerpo (Categoría III: 9), que puede en última instancia afectar a los sistemas neurológicos, principalmente el cerebro y los neuroplexos (centros nerviosos), puede resultar la despolarización a la largo plazo de los circuitos neuro-eléctricos de los tejidos. Dado que estos efectos pueden provocar daño virtualmente irreversible a la integridad neurológica de los diversos componentes del sistema nervioso, (I.R. Luria, Novosibirk 1975a), la ingesta de alimentos que han pasado por el microondas está claramente contraindicada en todo aspecto. El efecto residual magnético de los mismos puede volver a los componentes receptores siconeurales del cerebro más sujetos a ser influidos sicológicamente por campos radiales de microondas inducidos artificialmente provenientes de las estaciones de transmisión, redes de TV, y los teléfonos celulares.

La posibilidad teórica de influencia sico-telemétrica (la capacidad de afectar a la conducta humana mediante señales de radio trasmitidas a frecuencias controladas) fue sugerida por las investigaciones neuro-sicológicas soviéticas en Uralyera y Novosibirsk (Luria y Perov, 1974a, 1975c, 1976a), que pueden provocar el acatamiento involuntario subliminal sicológico de un campo energético a los aparatos operativos de microondas.

A partir de las conclusiones de los estudios científicos clínicos suizos, rusos, y alemanes, ya no podemos ignorar al horno microondas que se encuentra en nuestras cocinas. Basados en estas investigaciones, concluiremos lo siguiente:
1) El comer continuamente alimentos procesados de un horno microondas, provoca daño cerebral permanente de largo plazo, por el acortamiento de los impulsos eléctricos en el cerebro [despolarizando/desmagnetizando el cerebro].
2) Los seres humanos no pueden metabolizar los productos secundarios desconocidos creados por las comidas del microondas.
3) La producción hormonal masculina y femenina se detiene o se altera al comer comidas de microondas.
4) Los efectos de las comidas de microondas son residuales [a largo plazo es permanente] dentro del cuerpo humano.
5) Los minerales, las vitaminas y los nutrientes de todas las comidas de microondas se encuentran reducidas o alteradas, por lo cual el cuerpo humano recibe poco o ningún beneficio. El cuerpo mismo no puede absorber estos compuestos o descomponerlos.
6) Los minerales de las verduras se transforman en radicales libres cancerígenos en los hornos microondas.
7) Las comidas preparadas en microondas provocan tumores estomacales e intestinales. Esto puede explicar el porcentaje rápidamente incrementado del cáncer de colon.
8) El comer por un tiempo prolongado comidas preparadas en microondas provoca el aumento de las células cancerígenas en la sangre humana.
9) La ingesta continua de alimentos de microondas provoca deficiencias del sistema inmunológico a través de las alteraciones de las glándulas linfáticas y el suero sanguíneo.
10) El comer alimentos de microondas provoca pérdida de memoria, concentración, inestabilidad emocional, y una disminución de la inteligencia.

El uso de las trasmisiones de microondas artificiales para el control sicológico subliminal, a.k.a. “lavado de cerebro”, también fue comprobado. Documentos de las investigaciones rusas de 1970 y los resultados registrados por los Dres. Luria y Perov con las especificaciones de sus experimentos clínicos en esta área comprueban esto con claridad. Incluso acontecimientos recientes en Palestina nos han pintado un cuadro acerca de cómo el asalto de microondas sobre una muchedumbre, en este caso una reunión de protesta contra el gobierno israelí, puede ser despachado sin que se dispare una sola bala o se dé un solo golpe físico. Es el ejemplo más llamativo hasta la fecha de cómo un gobierno usa las señales electromagnéticas para influenciar la función cerebral de una masa de seres humanos. A una escala menor, estas técnicas han sido desplegadas durante mucho tiempo en las prisiones y los centros de detención.

Fuente: Informe de Patrick Quanten
Extraído de: Libro “Nutrición Depurativa” - Nestor Palmetti
Aportado y editado por:
Lucas Schab - Kuyen Alimentos Naturales  

Kuyen

Para realizar consultas o solicitar mas información, comuníquese con Lucas Schab.

Volver al menú de Secciones  

Lucas también es miembro del Equipo de www.CaminosalSer.com



Comentarios: (nota: se muestran primero los comentarios más recientes)
  1. ELVIS PRESLEY   20-06-2015 19:30hs - país: Colombia
    LA VERDAD, ALGO DE CIERTO HAY EN TODO ESTO, DE BANDO Y BANDO, COSA QUE DESPIERTA LOS TEMORES . . . . POR SI LAS MOSCAS, UTILIZARÉ AHORA MUCHO MENOS EL MICROONDAS.

    GRACIAS A TODOS POR LOS COMENTARIOS AQUI POSTEADOS, TODO SIRVE OK !!!
  2. peter pana   04-06-2015 12:38hs - país: México
    DON PEPE, siempre sigues matando suposiciones!!!, muy buen trabajo,,, Medicos asi queremos en un mundo cronico. Gracias
  3. peter pana   04-06-2015 12:35hs - país: México
    .....ja, ja, ja, ja. En mi pais, hmmm, ni en cuenta,,,, es de lujo tener un microwave!!!, si de algo tenemos que morir, ja, ja, ja.... la muerte nos es abundancia. De todos modos, que ni carga para los sistemas de salud: "Sabes que: NO EXISTEN", le encuentran a todo el negocito!!!. maldita sea la salud con estos cafres. Que se vendan tooooodos los microondas en el mundo!!!; al fin y al cabo, generan fuentes de trabajo.
    felicidades amigos!!!
  4. Mayda Morales   29-03-2015 07:59hs - país: Estados Unidos
    Una cosa es bien cierta, el CANCER esta presente en nuestras vidas, el CANCER no discrimina raza, sexo o edad.
    Siempre pense que hay algo que lo produce, que llega a todas las familias, y aunque como bien sabemos no se conoce hasta el dia de hoy su verdadera causa, porque son diversos los factores que podrian incidir, como son el medio ambiente, o como consecuencia de dramaticas experiencias vividas, yo hasta llegue a pensar que los alimentos expuestos a pesticidas toxicos, serian la razon,

    Pero la verdad es que en mi analisis, EL MICROONDAS, tiene todas las de perder y es BIEN PROBABLE QUE SEA UNA DE LAS CAUSAS que nos enferma con este TEMIBLE MAL, claro esta, que no todos corremos con la misma suerte, es obvio.

    Pero No perdemos nada con ELIMINAR EL MICORONDAS de nuestras vidas, los Alemanes lo hicieron, por que nosotros no, y tal vez podamos tener mejor calidad de vida.

    Dios dijo cuidate que yo te cuidare. Y el que piense que 'DE ALGO TIENE QUE MORIR", que lo siga usando, que pronto se vera afectado.

    El que quiera vivir saludable un poco mas que lo deje. Cada quien es dueno de su propia eleccion. Yo por mi parte creo que es danino y ya no lo uso, a mi me dio CANCER de SENO, por suerte fue en temprana etapa, ahora estoy en remision. BUENA SUERTE !!
  5. Mary   26-03-2015 11:19hs - país: México
    Si fuera cierto eso, desde cuando se hubiera dado un alerta con fuentes fidedignas y creibles, esa disque noticia se envió hace mucho tiempo por medio del correo electrónico y en forma de cadena, años de usarlo y no ha pasado nada absolutamente nada, miles de personas ya se hubiera muerto porque son millones los que lo usan.
    Son falsedades y ganas de meterle miedo a las personas, no les crean nada absolutamente nada, no están basados en hechos reales.
  6. Don Pepe   06-02-2015 23:34hs - país: México
    tercera parte

    Ante esta colección de despropósitos, me he dirigido al autor del propio blog (Magos de las palabras) haciéndole saber a través de sus comentarios que me ha sido imposible localizar ninguno de los trabajos científicos que cita, y que alguna de las instituciones a las que hace referencia no existen, pidiéndole que por favor suministre los enlaces a dichos trabajos. Lamentablemente a día de hoy, el comentario ni siquiera ha sido publicado en dicho blog, lo cual no deja de ser cuando menos curioso ya que en el propio blog arriba a la izquierda se puede leer:

    Pretendemos que este sea un espacio de creación,debate y opinión,donde la imaginación ocupe el lugar más destacado y donde el respeto sea una manifestación primordial y propia del desarrollo personal e intelectual.


    ¿Debate? ¿Qué debate si se censuran los comentarios críticos? Extraña forma de respeto esa en la que se censura a los que no comulgan con ruedas de molino.

    Es triste comprobar que la gente da pábulo a lo primero que le llega por mail, y no sólo eso, sino que lo difunde, pudiendo crear una alarma innecesaria, injustificada y que no se corresponde con ningún riesgo real. Este tipo de practicas pone de manifiesto porque es más necesario que nunca difundir el pensamiento crítico.

    Artículo hecho por el señor
    Ismael Pérez Fernández.
  7. Don Pepe   06-02-2015 23:33hs - país: México
    segunda parte

    Continuamos con el intento de localizar los supuestos trabajos científicos que se citan, escribo ?supuestos?, ya que si al fracaso del primer intento, añadimos que en el propio texto se pueden encontrar algunos errores en al compresión de la física de las ondas electromagnéticas y que se hace uso de un doble rasero a la hora de catalogar los trabajos que se han realizado al respecto, todo indica que probablemente estamos ante una artículo difamatorio y alarmista sin ninguna base.

    El siguiente trabajo que se cita es uno que lleva por título Comparative Study of Food Prepared Conventionally and in the Microwave Oven, que apareció publicado según parece en 1992, la búsqueda de dicho artículo en el WOK, nos arroga un resultado similar al anterior, en 1992 no se publico ningún artículo con ese título en ninguna publicación científica, es más, no aparece ningún artículo con ese título desde 1900 hasta la actualidad.


    Los siguientes trabajos a los que se hace referencia es a los de un tal Dr Hans Ulrich Hertel que fueron publicados según se afirma en 1991, en el WOK encontramos dos artículos de un tal Hertel H. y otros tres de un tal Ulrich H. Listo el título de dichos artículos a continuación:

    -Strains-Specific influence of microcystis-aeruginosa on food ingestion and assimilitaion of some cladocerans and copepods
    -Fire safety concept
    -Determining coke reactivity - Use or radionuclides
    -A perimetric nerve-fiber bundle map
    -Benefits of important industrial tracer applications in the GDR



    Como se puede observar dichos trabajos no tienen nada que ver con lo que se cuenta en el artículo. Se da otra referencia a esos supuestos trabajos del Dr Hans Ulrich Hertel, y es que los realizo en colaboración un tal Dr. Bernard H. Blanc, buscando por Blanc de los posibles candidatos aparecen tres artículos de un tal Blanc B. De esos tres ninguno es coautor Hans Ulrich Hertel, realizamos otra búsqueda esta vez por Bernard, no aparece ningún Bernard H, hay tres artículos de un tal Bernard HU, la historia se repite, en ninguno de los tres aparece como coautor Hans Ulrich Hertel y las temáticas de todos estos artículos no tiene nada que ver con lo que se cuenta en el blog. Una vez más los trabajos científicos que se citan parecen ser simple y llanamente humo, no existen.

    También se hace referencia explicita al número de 19 de la publicación Journal Franz Web, pero al buscar dicha publicación en el WOK, sorpresa, no existe, es más, buscando en Internet no se puede encontrar dicha revista, no sólo los estudios citados son inexistentes sino que además las publicaciones a la que hacen referencia son falsas. En el artículo se indica que el supuesto trabajo realizado por los doctores Hans Ulrich Hertel y Bernard H. Blanc, se realizo conjuntamente entre Swiss Federal Institute of Technology (Instituto Federal Suizo de Tecnología) y con la University Institute for Biochemistry (Instituto Universitario de Bioquímica). Aquí, por fin, damos con algo real, el Instituto Federal Suizo de Tecnología, existe, aquí pueden acceder a su web. Dado la falsedad de los datos aportados decido buscar en dicha institución a ambos doctores, después de todo se afirmaba que el doctor Bernard H. Blanc pertenece a dicho Instituto, para ello uso el buscador de personal que tiene el Instituto, el resultado como pueden imaginar es más de lo mismo, no aparece ninguno de los dos doctores. La otra institución que se supone que participó en el estudio es la University Institute for Biochemistry (Instituto Universitario de Bioquímica), la primera pregunta es ¿qué clase de institución es esa? ¿a dónde pertenece? Simplemente es algo que no existe, simplemente es para dar más autobombo, nada más, es como si dijéramos ?... el estudio realizado en la Universidad Politécnica...? todos nos preguntaríamos ¿qué Universidad Politécnica de todo las que existen?

    La última Institución que se nombra es Atlantis Raising Educational Center de Portland, de Oregon, con semejante nombre parece algo serio ¿no? ¿Adivinan que es lo que pasa si intentan dar con dicha institución? Exacto, simple y llanamente no existe.

  8. Don Pepe   06-02-2015 23:32hs - país: México
    primera parte

    Descubro gracias al blog de Eugenio Ciencia en el XXI, que está rondando por mail un mensaje alertando sobre los problemas y peligros que con lleva el uso de los microondas. Dicho mail aparece como post en el blog Magos de las palabras. Aunque en el texto se pueden encontrar algunos errores de concepto, lo que más me llamó la atención es que se citan científicos, estudios e instituciones, que parecen avalar lo peligrosos y dañinos que son los microondas, antes de examinar esos estudios cabe señalar el doble rasero que hay en el texto, por un lado se afirma sin ningún rubor, ni demostración ninguna, que los estudios que dicen que los microondas no son peligrosos, son todos pocos fiables, en cambio todo estudio que afirme lo contrario parece tener el beneplácito del autor. En definitiva, lo que el autor nos está pidiendo es que le creamos, porque sí, porque el lo dice.

    No obstante, dado que da datos sobre estudios concretos podemos intentar acceder a los mismos y ver por nosotros mismos cual es su contenido. Para ello recurro a ?Web of Knowledge? (WOK) base de datos donde están indexadas las publicaciones científicas, esto nos permitirá no sólo hallar los artículos y trabajos citados, sino que además podremos ver cuantas veces dichos artículos han sido citados en otros trabajos científicos ya sea para corroborar o usar sus resultados o para refutar y criticar lo que en ellos se expone.

    Uno de los trabajos que se mencionan es una publicación de una tal Dr Lita Lee, en el año 1989 en la prestigiosa revista The Lancet, al buscar dicho artículo en el WOK nos encontramos con la primera sorpresa y es que en 1989 no se publicó en dicha revista el artículo de ninguna Dr Lita Lee. Esto resulta extraño, no obstante antes de sacar conclusiones, decido acceder a la web de la propia revista y realizar la búsqueda de dicho artículo, el resultado, el mismo de antes, el artículo de la tal Dr Lita Lee simple y llanamente no existe.

    Continuamos con el intento de localizar los supuestos trabajos científicos que se citan, escribo ?supuestos?, ya que si al fracaso del primer intento, añadimos que en el propio texto se pueden encontrar algunos errores en al compresión de la física de las ondas electromagnéticas y que se hace uso de un doble rasero a la hora de catalogar los trabajos que se han realizado al respecto, todo indica que probablemente estamos ante una artículo difamatorio y alarmista sin ninguna base.

    El siguiente trabajo que se cita es uno que lleva por título Comparative Study of Food Prepared Conventionally and in the Microwave Oven, que apareció publicado según parece en 1992, la búsqueda de dicho artículo en el WOK, nos arroga un resultado similar al anterior, en 1992 no se publico ningún artículo con ese título en ninguna publicación científica, es más, no aparece ningún artículo con ese título desde 1900 hasta la actualidad.


    Los siguientes trabajos a los que se hace referencia es a los de un tal Dr Hans Ulrich Hertel que fueron publicados según se afirma en 1991, en el WOK encontramos dos artículos de un tal Hertel H. y otros tres de un tal Ulrich H. Listo el título de dichos artículos a continuación:

    -Strains-Specific influence of microcystis-aeruginosa on food ingestion and assimilitaion of some cladocerans and copepods
    -Fire safety concept
    -Determining coke reactivity - Use or radionuclides
    -A perimetric nerve-fiber bundle map
    -Benefits of important industrial tracer applications in the GDR



    Como se puede observar dichos trabajos no tienen nada que ver con lo que se cuenta en el artículo. Se da otra referencia a esos supuestos trabajos del Dr Hans Ulrich Hertel, y es que los realizo en colaboración un tal Dr. Bernard H. Blanc, buscando por Blanc de los posibles candidatos aparecen tres artículos de un tal Blanc B. De esos tres ninguno es coautor Hans Ulrich Hertel, realizamos otra búsqueda esta vez por Bernard, no aparece ningún Bernard H, hay tres artículos de un tal Bernard HU, la historia se repite, en ninguno de los tres aparece como coautor Hans Ulrich Hertel y las temáticas de todos estos artículos no tiene nada que ver con lo que se cuenta en el blog. Una vez más los trabajos científicos que se citan parecen ser simple y llanamente humo, no existen.
  9. jose   30-12-2014 18:33hs - país: Venezuela
    "Por la ignorancia nos dominaran". "el que tengo ojos que vea el que tenga oído que escuche"
  10. BIOSFERAMANTE   28-12-2014 19:42hs - país: Colombia
    no me gustan los microondas la comida queda sin vida...blanda y con un sabor diferente
  11. Jorge   12-10-2014 14:20hs - país: Argentina
    Respeto todos los comentarios. Solo les digo una cosa, todo esta contaminado, el 99,9 % de los alimentos son trangenicos, así que los cocinemos donde los cocinemos corremos un riesgo. Les deseo buena vida a todos.
  12. lightstiner   18-08-2014 23:40hs - país: México
    como son pendejos deberas los que se hacen daño con un microondas es un pendejo yo soy tecnico y te lo digo un microondas es mas seguro qu una television me crean o no esta perfectamente diseñado para la seguridad del usuario si quieres saber si tu horno tiene fuga pon una hoja de papel entre el marco de la puerta cierrala e intenta quitarla si no sale tu micro no tiene fuga si sale con facilidad cuidado ve a que ajusten su puerta porque ahi si puede ser peligroso por ultimo no hace daño comer del mucho del microondas eso es una vil mentira las microondas hacen que las moleculas de los alimentos se froten entre si haciendo que se calienten los alimentos es lo mismo que frotar tus manos y apoco te vas a morir por frotar las manos jaja mamadas les recomiendo usar platos transparentes para cocinar ya que los cuerpos opacos no permiten cocinar bien tus alimentos aparte de que el plastico del plato puede que se apegue ala comida gracias saludos sino saben primero pregunten a alguien que se dedica a eso.
  13. Enrique   11-08-2014 04:59hs - país: Argentina
    En mi familia estuvimos usando microondas durante más de 20 años, mas que nada para descongelar y calentar, pero no para cocinar.
    Hace casi 3 años un veterinario, que además es vegetariano, me comentó que el microondas altera las moléculas de los alimentos haciéndolas indigeribles para el ser humano y que en algunos países, principalmente Rusia, estaba prohibida la fabricación y venta de estos aparatos inventados por los alemanes.
    En base a esta información que corroboraba ya mis sospechas, presté atención y comprobé que cuando calentaba una feta de jamón rellena de queso, en los bordes del arrollado, el queso derretido en algunas partes tenía aspecto de película plástica..
    También me fastidiaba el hecho de que algunos alimentos, al ser calentados, presentaban zonas endurecidas casi como una piedra incomible y molesta y el calentamiento no resultaba parejo.
    Inmediatamente me desprendí del microondas y lo reemplacé por un horno eléctrico.
    Además, como hace 2 años me colocaron un parcapasos y por recomendación médica no debía acercarme al microondas para que no me alterara el mismo, me felicité por haberlo quitado de mi casa casi un año antes.
    Me alegro de haber dado con este completo y responsable artículo, que corrobora con mucho mayor fundamento, lo que yo ya sabía sobre el microondas.
  14. Mary   25-06-2014 19:21hs - país: Argentina
    Sí el microondas y el celular producieran cancer..yo hace rato estaría en la otra vida...los uso todos los días y con mucha frecuenciaaaa ;-)
  15. srgerardo   11-06-2014 13:43hs - país: Argentina
    Muy buen informe es cierto eso de alterar los alimentos se siente en el gusto de haberlo sabido antes ni lo compraba ahora empezo a hacer unas luces extrañas y a tirar olor a quemado asi que vino justo jajaj lo del
    cancer por los celulares es cierto y el que no crea es su problema y si lo siguen usando alejenlo de el pecho y la cintura jajaja ya sabran por que los digo, Otra cosa no lo van a decir en la tele que producen cancer la ganancia es mayor si no lo dice incluyendo pagando para que no lo digan jajaja asi que muchachos/as media pila yo ya no tengo ni microondas y el celular queda poco y nada pegado a mi .
    saludos
    pd lo mejor para calentar comidas es el hornito con velas tipo estufa pruebenlo son economicos y mantiene muy bien el sabor jaja

Te invitamos a ingresar tu comentario, desde la Esencia y el Respeto Mutuo:
Mensaje Especial:
Name:
Tu nombre:
Email:
Tu Email:
Confirma tu Email:
Tu País:
Comentarios:
Tu comentario:

(5000 caracteres disponibles)
- las direcciones web serán automáticamente convertidas en links
- puedes embeber videos de youtube, vimeo, etc.
- no está permitido ingresar publicidad ni comentarios ofensivos
 


Silvia Belliard
Meditación, Terapias Florales, Reiki Usui, Símbolos de Luz, Aromaterapia, Radiestesia...  ver más

Espacio de Conciencia - Analía Emanuele
La Reconexión®, Sanación Reconectiva®, Claves Tonales Pleyadianas®, Símbolos Cuánticos de Kryon®...  ver más

Rita Ferraro
La Reconexión®, Sanación Reconectiva®...  ver más

Ana Celia Tarot
Tarot, Tarot RiderWaite, Taller Encontrando tu Diosa...  ver más

Lic. Alejandro Grunstein (Psicólogo U.B.A.)
Ensueño Dirigido, Trabajo de Pareja Interior, Constelaciones Individuales, Constelaciones Familiares, Psicología Clínica, Psicología Sistémica, Psicología Transpersonal, Psicología Gestáltica, Psicoterapia Sistémica, Psicoterapia Clínica, Psicoterapia Transpersonal, Psicoterapia Gestáltica, Autoasistencia Psicológica (Dr. N. Levy), Terapia Primal, Supervisión a Coaches y Counselors, Supervisión del Rol del Terapeuta, Supervisión a Lic. en Psicología, Terapia Transgeneracional...  ver más

Elsa Mirol Colella
Psicología Transpersonal, Terapias Florales, Registros Akáshicos, Gemoterapia - Cristales, Constelaciones Familiares, Armoniz. Física, Mental y Emocional, Astrología, Aromaterapia, Counseling, Radiestesia, Constelaciones Individuales, Desarrollo Espiritual Conciente, Taller Encontrando tu Diosa, Sanación de Chakras, Supervisión del Rol del Terapeuta, Terapia Transgeneracional, Tarot Madre Paz, Sanación a Distancia...  ver más

Gabriela Mara Segui
Registros Akáshicos, Terapia Vibracional, Limpieza Energética de Lugares, Consultoría Psicológica, Escritora, Terapia de Sonido, Técnica en Bioenergía Correctiva, Armoniz. Física, Mental y Emocional...  ver más

Estación de Luz
Meditación...  ver más

Patricia Sanchez - Terapeuta Bioenergética
Terapias Florales, La Reconexión®, Sanación Reconectiva®, Sanación a Distancia, Hridayam, Técnica del Arca, Sat Nam Rasayan®...  ver más

Estela Riquelme
Terapias de Liberación Emocional, La Reconexión®, Sanación Reconectiva®, TRE Terapia de Respuesta Espiritual...  ver más

Más anunciantes:
Directorio de Profesionales y Facilitadores
Cursos a Distancia y Otros Servicios a Distancia
Talleres, Viajes y Eventos

© www.caminosalser.com
Los contenidos de este sitio sólo pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a, citando la URL completa del contenido,  y citando a www.caminosalser.com